En las elecciones generales de México, una ola de asesinatos ha puesto a la propia democracia en el punto de mira

(CNN) — Jesús Corona Damián, candidato a la alcaldía de Cuautla, México, se encontraba una noche del mes pasado en un automóvil cerca de su casa cuando dos hombres en motocicleta pasaron a toda velocidad y abrieron fuego.

El día anterior, una banda local le había enviado una amenaza, así que esa noche condujo detrás de centímetros de cristal blindado. Sobrevivió y, en declaraciones a los periodistas tras el ataque, se mostró desafiante: «Basta ya de vivir con miedo, no voy a abandonar».

Pocos de los aspirantes a políticos atacados por los cárteles mexicanos en vísperas de las elecciones más importantes de la historia del país han tenido la oportunidad de oponer tal resistencia.

Los candidatos políticos de todo el país están siendo asesinados con una frecuencia asombrosa, ya que los poderosos grupos intentan despejar el terreno para sus candidatos preferidos.

Dos días antes del atentado de Cuautla, el candidato a la alcaldía de Acatzingo, en un estado vecino, fue muerto a tiros en el aparcamiento de su concesionario de automóviles. La semana anterior, el candidato de Pihuamo, que se presentaba a la reelección tras un mandato de tres años, fue asesinado en un cruce cercano a la plaza central de la pequeña ciudad.

En lo que va de año, al menos 28 candidatos han sido atacados y 16 han muerto, según datos del grupo de investigación Data Cívica hasta el 1 de abril, una cifra que supera incluso los ciclos electorales más sangrientos del pasado en México.

«Este es un momento crucial para que el crimen organizado influya en quién va a estar en el poder, quién va a proporcionar protección, información, recursos», dijo Sandra Ley, directora del programa de seguridad de México Evalúa, un centro de pensamiento de políticas públicas.

¿Quiénes son los favoritos para ganar las elecciones presidenciales en México 2024? Esto dicen las encuestas

Más de 20.000 cargos en juego

Se calcula que 70.000 candidatos se han presentado para participar en las elecciones del 2 de junio, en las que los mexicanos votarán para cubrir más de 20.000 cargos, entre ellos la presidencia nacional y las gubernaturas de nueve estados.

La mayor parte de la violencia se centra en las elecciones locales, en las que los votantes elegirán a un presidente municipal, una función similar a la de un alcalde con amplio control sobre sus comunidades, que gestiona la distribución de los ingresos fiscales y el acceso a los recursos naturales, y a menudo está al mando de las fuerzas policiales locales.

Según los expertos, en los municipios situados en las zonas calientes de los cárteles, donde las bandas dirigen las rutas del narcotráfico y se infiltran en la producción de cultivos comerciales, los escaños se han convertido en el principal punto de entrada de la influencia corrupta.

Candidatos de todo el espectro político han sido asesinados, pero la mayoría se presentaban con el partido Morena, fundado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

A medida que aumentan los ataques contra candidatos políticos, los líderes mexicanos han prometido una rápida persecución y han puesto en marcha un esfuerzo para proteger a los candidatos en peligro con escoltas armados. Pero analistas y responsables de los partidos advierten que la violencia ya ha enfriado algunas campañas; decenas de candidatos de varios estados han renunciado a sus candidaturas temiendo por sus vidas.

«El ejercicio democrático está en riesgo», dijo Guillermo Valencia, líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Michoacán, uno de los estados más peligrosos de México.

Investigan el homicidio en México de dos candidatos a la Alcaldía de Maravatío, Michoacán

Vista del funeral de Armando Pérez Luna, candidato a alcalde asesinado en Maravatío, estado de Michoacán, México, el 27 de febrero de 2024. (Crédito: Enrique Castro/AFP/Getty Images)

A principios de este año, después de que dos candidatos a la alcaldía de la localidad de Maravatío, en Michoacán, fueran asesinados en cuestión de horas, 10 aspirantes del PRI en contiendas locales en todo el estado renunciaron, según Valencia, citando amenazas que habían recibido de los cárteles.

El partido de centro-derecha, que forma parte de la coalición nacional de oposición, se encuentra ahora en una «marcha forzada» tratando de alistar candidatos en el estado, dijo. Se ha visto obligado a abandonar algunas contiendas en las que no encuentra candidatos dispuestos a participar.

«Intento ofrecerles cierta seguridad, pero es prácticamente inútil. Estamos en un estado de indefensión», dijo Valencia. «Los grupos criminales se están saliendo con la suya».

«Punto ciego» en el programa de protección a candidatos

Lucy Meza y su equipo han sido inundados con mensajes y llamadas telefónicas amenazantes desde que anunció su candidatura a gobernadora en el estado de Morelos el año pasado.

«Abandona tu candidatura porque si no, te vamos a matar, te vamos a perseguir, te vamos a cazar», recordó sobre las advertencias en una entrevista con CNN la semana pasada.

Meza, exsenadora de un partido de la oposición, ha criticado duramente al gobernador saliente, el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco, acusándolo de corrupción y vínculos con el crimen organizado, acusaciones que él ha negado.

Ha propuesto multiplicar por más de cuatro el número de agentes de Policía en el estado e invertir en tecnología, como el reconocimiento facial, que ayudará a las autoridades a vigilar a los grupos delictivos conocidos por extorsionar millones de pesos a empresas y agricultores locales.

Ante las continuas amenazas, Meza solicitó este año protección en el marco de un programa federal de seguridad para candidatos políticos. Ahora viaja con un grupo de guardaespaldas militares en su campaña por todo el estado.

«Tengo miedo de que me pase algo a mí o a mi familia», dijo.

En el marco del programa de seguridad, los candidatos pueden solicitar protección a la autoridad electoral del país y, tras una revisión, se les asignan distintos niveles de seguridad en función de las amenazas a las que se enfrentan.

A principios de abril, el Ministerio de Seguridad y Protección Ciudadana había aprobado la protección de 86 candidatos, según sus cifras.

El programa ha demostrado ser prometedor: durante las elecciones mexicanas de 2021, cuando se introdujo, el número de ataques a candidatos disminuyó, dijo Manuel Pérez, investigador del Seminario sobre Violencia y Paz del Colegio de México.

Aún así, Pérez calificó de «punto ciego» el requisito del programa de que los candidatos demuestren que han sido amenazados antes de recibir protección.

Políticos y analistas también han expresado su preocupación porque las solicitudes tardan demasiado en aprobarse y pueden complicarse por la falta de coordinación entre las burocracias federal y estatales responsables de proporcionar el apoyo.

¿Quiénes son los candidatos a gobernador en las elecciones del estado de Puebla en 2024?

Fuerzas de seguridad son vistas en la escena donde la candidata a la alcaldía de Celaya por el partido gobernante Morena, Bertha Gisela Gaytán, fue asesinada por desconocidos durante un mitin de campaña, en San Miguel Octopan, estado de Guanajuato, México, 1 de abril de 2024. (Crédito: Juan Moreno/Reuters)

La semana pasada, Bertha Gisela Gaytán, candidata a la alcaldía de Celaya, ciudad del central estado de Guanajuato inmersa en una cruenta guerra de bandas, dijo a los periodistas en un acto de campaña que había solicitado protección a través del programa federal, pero que estaba esperando respuesta.

Más tarde, ese mismo día, recibió un disparo mortal.

La ministra de Seguridad del país, Rosa Icela Rodríguez, confirmó que la autoridad electoral federal recibió la solicitud de protección de Gaytán en marzo y la remitió a una autoridad local.

Las autoridades están investigando por qué Gaytán seguía sin protección el 1 de abril, dijo Icela.

Una amenaza para la propia democracia

A lo largo de la campaña electoral, López Obrador ha restado importancia a los ataques, argumentando que su administración ha reducido los índices de homicidios.

Cuando se le preguntó si consideraba el aumento de la violencia electoral como una amenaza para la democracia mexicana en una entrevista en «60 Minutes», López Obrador se mostró reticente y dijo: «En general, todos participan. Hay muchos candidatos de todos los partidos».

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante su conferencia de prensa matutina diaria, en Mazatlán, estado de Sinaloa, México, el 8 de abril de 2024. (Crédito: Rashide Frías/AFP/Getty Images)

Pero en algunas de las zonas más rurales del país, donde las bandas del crimen organizado son más poderosas, los candidatos favorecidos por los cárteles han ganado elecciones sin oposición. En Jilotlán, un pueblo de 10.000 habitantes a la sombra del Cártel Jalisco Nueva Generación, el último ciclo electoral fue prácticamente cancelado.

Tras recibir amenazas de las bandas locales, dos de los tres candidatos a la alcaldía en 2021 abandonaron la carrera. La victoria incontestable del candidato restante fue posteriormente anulada por un tribunal electoral federal.

«La elección de Jilotlán de los Dolores, Jalisco, no reúne las condiciones de una elección libre y auténtica porque la inseguridad generada por el crimen organizado en ese municipio tuvo un doble efecto: generar elecciones no competidas y limitar el voto del ciudadano», dijo el tribunal, confirmando una sentencia anterior.

Un consejo interino dirige ahora la ciudad, aunque con pocas de las facultades de un Gobierno ordinario. Según Marcos Francisco del Rosario Rodríguez, director del departamento de estudios sociopolíticos y jurídicos de la Universidad Jesuita de Guadalajara, los grupos delictivos han llenado el vacío en Jilotlán, proporcionando empleos y servicios a la comunidad.

«Es un desgobierno. Un concejo municipal tiene las manos atadas», dijo.

Está previsto que este año se celebren elecciones en Jilotlán, pero el regreso de un Gobierno oficial no está garantizado. En febrero, una coalición de tres importantes partidos de la oposición dijo que presentaría un candidato en cada municipio, con la excepción de Jilotlán.

«Hay un temor fundado de que este precedente se materialice de nuevo, y no sólo en Jilotlán», dijo del Rosario. «Hay indicios de que el caso de Jilotlán se replicará en otros municipios debido a la creciente presencia del crimen organizado».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

FOTOS | Calles y comercios vacíos en Argentina por el paro general del 9 de mayo,
Capturan a comisionado presidencial de El Salvador por presunta corrupción,
La junta escolar de Virginia vota para restaurar los nombres de generales confederados en dos escuelas,
ANÁLISIS | Prepárate para que Donald Trump nunca acepte un resultado electoral,
Ozuna visitó un reclusorio de la Ciudad de México,

Síguenos en Instagram