Paquete de ayuda republicano deja fuera los “Food stamps” de pandemia
Spencer Platt/Getty Images
Paquete de ayuda republicano deja fuera los “Food stamps” de pandemia
Spencer Platt/Getty Images

Paquete de ayuda republicano deja fuera los “Food stamps” de pandemia

El paquete de alivio económico republicano no incluye la expansión del programa SNAP, comúnmente conocido como cupones de alimentos.

(POLÍTICA YA). – Las críticas han llovido sobre los republicanos del Senado porque en su último paquete de alivio económico por el coronavirus rehusaron incluir la extensión de programas de asistencia de comida como las estampillas de alimentos, también conocido como “Food Stamps”.

26 MILLONES MÁS DE PERSONAS RECIBIRÍAN EL SEGUNDO CHEQUE DE ESTÍMULO

El proyecto de ley Salud, Asistencia Económica, Protección de Responsabilidad y Escuelas (HEAL) no contiene la expansión del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), comúnmente conocido como cupones de alimentos, según un análisis de la legislación del diario The Washington Post.

La legislación tampoco extiende el programa Pandemic EBT, que brinda ayuda a familias con niños que perdieron recientemente el acceso a comidas gratuitas después de que cerraron las escuelas debido a la pandemia, y que expiró a finales de junio.

Pero en cambio, el plan republicano sí duplica la deducción de impuestos para las comidas de negocios, conocida como la “deducción de tres almuerzos de martini”, aumentando el reembolso del 50% al 100% de las comidas.

INSEGURIDAD ALIMENTARIA

Los republicanos excluyeron esos programas de alimentación a pesar de que, a principios de julio, unos 26 millones de adultos informaron que se quedaron sin suficientes alimentos para comer la semana anterior, en la encuesta semanal de datos de hogares de la Oficina del Censo.

SEGUNDO CHEQUE DE ESTÍMULO SERÁ IGUAL, PERO DISTINTO, AL PRIMERO

Además, cerca de 1 de cada 3 familias de bajos ingresos informan haber experimentado inseguridad alimentaria en los últimos 30 días, según el Proyecto Hamilton.

Esa tasa es aún mayor para los hogares negros, latinos e inmigrantes, con casi 4 de cada 10 hogares negros e hispanos con niños que ahora luchan por alimentar a sus familias.

Una coalición de grupos de hambre pidió al Congreso que en cambio, fortalezca el SNAP y que extienda el EBT de la pandemia.

“Dada la conversación nacional sobre el racismo y la desigualdad institucional, la decisión es desconcertante”, dijo al Washington Post Luis Guardia, presidente de la organización Centro de Investigación y Acción Alimentaria.

“Es difícil pensar en un programa que tenga el ciclo virtuoso de SNAP de alimentar a las personas. Ese dinero se transfiere rápidamente a la economía local y crea más empleos, y en última instancia, si las personas tienen trabajos estables, no tienen hambre”, agregó.

 







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui