Después de un peligroso viaje, la abuelita de 93 años logra cruzar la frontera y es deportada

Los sueños de la abuelita hondureña se derrumbaron al ser deportada por la patrulla fronteriza

(John Moore/Getty Images/AFP)
(Photo by John Moore/Getty Images)

Después de  vivir una larga travesía, llena de peligros y miedo, Trinidad Tábora logra cruzar con éxito el Río Bravo para ser deportada horas después por autoridades de la Patrulla Fronteriza del sur de Texas.

De nacionalidad hondureña con 93 años y en silla de ruedas, la historia de esta abuelita ha dado la vuelta al mundo, por considerarse uno más de los casos extraordinarios que viven miles de migrantes que quieren llegar al país a vivir el sueño americano.

Acompañada de su nieta y bisnieta, juntas decidieron emprender el peligroso recorrido hacia Estados Unidos, integrándose a un grupo de centroamericanos para poder llegar a la frontera y cruzar el Río Bravo. El grupo de migrantes llegó a la ciudad de  Miguel Alemán  Tamaulipas,  para poder cruzar a la ciudad de Roma Texas.

Como una familia, el grupo se solidarizó con la abuelita y muchos de ellos la ayudaron para poder ponerla en una balsa y cargarla en los trayectos difíciles durante su recorrido, la hazaña de estas personas, pudieron  hacer que Doña Trinidad lograra cruzar el río para poder llegar a salvo a tierra.

Su nieta decidió esperar a los oficiales de migración para que las trasladaran a las oficinas o refugios y ahí pedir asilo político, salieron de su país debido a la situación tan peligrosa que se vive en Honduras, por la inseguridad y la pobreza que hace que, miles de hondureños  decidan emprender este tan arriesgado viaje a los Estados Unidos, pasando por secuestros, extorsiones y asesinatos a los que se exponen por la delincuencia organizada.

Trinidad Tábora, una migrante más que  ya forma parte de la interminable lista de personas que han sido deportadas hacia México, cumpliendo el Título 42, sección de una ley publicada por el expresidente Trump, que dice que los migrantes son expulsados a México, sin darles ningún tipo de oportunidad para tener una protección humanitaria.



Después de un peligroso viaje, la abuelita de 93 años logra cruzar la frontera y es deportada

Los sueños de la abuelita hondureña se derrumbaron al ser deportada por la patrulla fronteriza