VIDEO: Hombre muestra heridas tras ataques de osa grizzly
La osa lo dejó unos 10 minutos, pero luego volvió a atacarlo. FOTO: MGN y captura de pantalla del video.
VIDEO: Hombre muestra heridas tras ataques de osa grizzly
La osa lo dejó unos 10 minutos, pero luego volvió a atacarlo. FOTO: MGN y captura de pantalla del video.

VIDEO: Hombre muestra heridas tras ataques de osa grizzly

Arremetió contra él dos veces la misma mañana

(ENTRAVISION).- Un hombre de Montana que fue mordido al menos dos veces por una osa grizzly, grabó un video tras el ataque y lo transmitió por Facebook antes de ir a recibir atención médica.

Todd Orr, de 50 años, originario de Bozeman, sabe que es muy afortunado por seguir vivo y difundió el video para alertar a residentes del área.

Orr decidió ir a explorar una mañana y caminó por un terreno conocido. Gritaba de vez en cuando, como se recomienda hacer para ahuyentar a los osos o cualquier animal, pero esta vez no funcionó.

Una osa con sus dos oseznos apareció a unos 80 pies de distancia y se lanzó sobre él, a pesar de que le roció la cara con aerosol especial para alejar a los osos.

“Me puse boca abajo, con la cara en la tierra, cubri la nuca con mis brazos para protegerme. Ella estaba encima de mi mordiendo mis brazos, mis hombros y mi mochila”, escribió Orr.

“La fuerza de cada mordida era como la de un martillo, pero con dientes. Se detenía unos segundos y volvía a morderme una y otra vez”. Después de unos minutos que a la víctima le parecieron eternos, la osa se alejó.

Orr se levantó con trabajo y empezó a caminar hacia su camioneta que había dejado a tres millas de ahí. Había avanzado 10 minutos, cuando la osa apareció de nuevo y él volvió a tirarse a la tierra simulando que estaba muerto.

“Una mordida en el antebrazo llegó hasta el hueso y lo escuché crujir. Mi mano se entumió y la muñeca y dedos estaban dormidos, inútiles”.

Relata que el dolor lo obligó a encogerse y a luchar por respirar, pero el movimiento y el ruido provocaron más a la osa y arremetió a mordidas en el hombro y la parte alta de la espalda.

Supo que debía mantenerse inmóvil, “otro par de mordidas a la cabeza y una herida sobre mi oreja que casi arranca el cuero cabelludo”.

El hombre llevaba una pistola en una funda, pero la osa se la había arrancado, así que solo podía aguantar hasta que al fin la osa dejó de morderlo, se paró sobre él y le aplastó la cabeza y abdomen contra la tierra, luego se retiró.

Orr continuó el camino a su camioneta y aunque no podía usar su brazo izquierdo, condujo 17 millas hasta el Centro Médico Madison Valley, en Ennis.

En el camino llamó a su novia y a la sala de urgencias. Ya lo esperaban cuando llegó.

Con radiografías detectaron el daño en su hueso del brazo y también fue sometido a ocho horas de costuras.

Sobre la oreja, una herida de 5 pulgadas que hubiera sido más grave si hubiera llegado más profunda.

Orr agradece estar vivo y poder compartir su experiencia.

ADVERTENCIA: Las imágenes son impactantes y se ve sangre.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui