Cómo conseguir un abogado de inmigración
Cómo conseguir un abogado de inmigración

Cómo conseguir un abogado de inmigración

Te ayudamos a determinar cuál de las opciones disponibles te ayudará de la mejor manera

Lo primero que recomiendan a los inmigrantes con problemas para obtener sus visas, residencias o la ciudadanía es que busquen a un buen abogado de inmigración.

Contratar a un buen abogado migratorio es clave para evitar problemas y demoras innecesarias, sobre todo si tu caso es ventilado ante una corte migratoria.

En estos momentos en que el gobierno ha cambiado muchas medidas administrativas con el fin de limitar la inmigración, lo que funcionó para un familiar o un amigo el año pasado, puede que ya no sea aplicable a tu caso, aunque sean muy parecidos.

Además, con tantos abogados de inmigración y notarios que ofrecen servicios, ¿cómo te puedes asegurar de que el que contrates te va a dar el mejor servicio? Lo podrás lograr si sigues estos cinco pasos.

Primero, y antes que nada, pregunta a familiares, amigos y compañeros de trabajo; pide recomendaciones entre todo el mundo que ha utilizado los servicios de un abogado migratorio.

Elimina a los que reciben críticas razonables y empieza a preparar una lista con los recomendados.

Consulta también con un par de organizaciones que luchen por los derechos de los inmigrantes ya que pueden darte valiosos consejos.

Segundo, elimina de la lista también a los que son especialistas en todo, y deja a los que se ocupan principalmente de casos de inmigración como el tuyo. Poco te podrá ayudar un abogado especializado en asilo político si lo que necesitas es conseguir una green card.

Tercero, verifica los antecedentes de los abogados que quedan en tu lista.

Consulta con la asociación de abogados de tu estado, la Bar Association, para asegurarte de que el que deseas contratar tiene todas las licencias pertinentes y no ha sido sancionado por comportamientos poco profesionales.

Puedes buscar información adicional en asociaciones como la AILA, la Asociación de Abogados de Inmigración, que tiene más de 11 mil afiliados.

En cuarto lugar, compara a los que te quedan en la lista. La mayoría de los abogados ofrecen una primera cita gratis. Aprovecha y entrevístate con cada uno para que puedas decidir cuál es el que más te inspira confianza y con el que más cómodo te sientes.

Quinto: Elige al mejor para tu caso. No te dejes llevar por el impulso de escoger a un compatriota o a uno porque habla español.

Y lo más importante, no confíes en los denominados consultores de inmigración y notarios que solo están autorizados para llenar formularios, pero nada más, y no te podrán representar.