Aumenta presión para retirar la bandera confederada en Carolina del Sur

(EFE).- Varios líderes políticos presionaron hoy para que se retire la bandera confederada del Parlamento de Carolina del Sur, donde el debate sobre ese polémico símbolo se reavivó desde que nueve personas afroamericanas fueran asesinadas la semana pasada en ese estado por un joven radical blanco. Se trata de una enseña que aún divide al […]

(EFE).- Varios líderes políticos presionaron hoy para que se retire la bandera confederada del Parlamento de Carolina del Sur, donde el debate sobre ese polémico símbolo se reavivó desde que nueve personas afroamericanas fueran asesinadas la semana pasada en ese estado por un joven radical blanco.

Se trata de una enseña que aún divide al país desde su Guerra Civil (1861-1865), pues representa historia e identidad para unos, pero también es un emblema racista para otros.

La bandera, que adoptaron los estados secesionistas -y favorables a la esclavitud- de la Confederación frente a la Unión (estados norteños), ondea en el Capitolio de Carolina del Sur desde 1962, izada al resurgir como símbolo político en los años cincuenta.

Ahora, su presencia en el Parlamento estatal irrita y ofende a numerosas personas después de que Dylann Roof, de 21 años, matara la semana pasada a nueve feligreses en una histórica iglesia de la comunidad afroamericana en la ciudad de Charleston.

El joven blanco, que confesó la autoría del crimen, aparentemente cometió la masacre para iniciar una "guerra racial".

La Casa Blanca reiteró hoy la postura del presidente, Barack Obama, divulgada la semana pasada sobre la polémica enseña.

Obama cree que "la bandera confederada debe arriarse y guardarse en un museo, que es adonde pertenece", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria.

En otra rueda de prensa, el alcalde de Charleston, Joe Riley, afirmó hoy que "ha llegado la hora de poner la bandera de batalla de la Confederación en un lugar en la historia".

"Retiren el símbolo del señor Roof", subrayó Riley, en referencia al autor confeso de la matanza, al calificar la enseña como "un símbolo del odio".

El senador estatal por Carolina del Sur, Marlon Kimpson (demócrata) también incidió hoy en esa idea, al subrayar que "ha llegado la hora de acabar con la división en este estado. Es hora de avanzar hacia el siglo XXI".

La gobernadora de Carolina del Sur, la republicana Nikki Haley, ha convocado hoy una rueda de prensa en la que se espera que pida la retirada de la bandera del Parlamento estatal.

Junto a Haley, está previsto que comparezca también el senador por Carolina del Sur, Lindsay Graham, precandidato republicano a las elecciones presidenciales de 2016, para apoyar esa petición.

Entretanto, los investigadores tratan de establecer si Roof tenía relación con los grupos de supremacistas blancos de Carolina del Sur.

En una de las fotos tomada de su perfil de Facebook, se le ve vestido con una chaqueta que tiene cosida, aparentemente, una bandera del sistema de segregación racial sudafricano del "apartheid" y otra de Rodesia, antigua colonia británica que estuvo gobernada por la minoría blanca hasta convertirse en el actual Zimbabue en 1980.

El jefe de la Policía de Charleston, Greg Mullen, ha asegurado estar convencido de que fue un "crimen de odio" y el Departamento de Justicia ha abierto una investigación para determinar si, efectivamente, la masacre tuvo motivos raciales.



Aumenta presión para retirar la bandera confederada en Carolina del Sur