Más de 200 estudiantes del programa BASE PLAY reciben libros y comida