Millonario explotaba a inmigrantes y tendría que compensarlos

(Photo by Justin Sullivan/Getty Images)

Unos 700 trabajadores, muchos de ellos no hablan inglés, tenían que trabajar muchas horas fuera del horario laboral

(NOTICIAS YA).-Este es uno de los muchos casos de explotación que viven cientos de migrantes en norteamérica, contratados por empresarios como Vahid Delrahim, un inmigrante de Oriente Medio que compró en noviembre una mansión de 9.1 millones de dólares en Los Ángeles. Él es dueño de unas 100 gasolineras y lavados de autos en California, pero su fortuna se debe en parte a lo mal que paga a sus empleados.

Según una demanda del Departamento de Trabajo (DOL por sus siglas en inglés), este magnate solo les pagaba el tiempo preciso en que atendían a los clientes, es decir que no eran pagados por el tiempo muerto durante sus 8 horas laborales.

La industria de lavado de coches es una de las que más registra violaciones laborales en California debido a que la mayor cantidad de sus empleados son indocumentados.

La querella busca una compensación de 4 millones de dólares para unos 700 trabajadores que en su mayoría son inmigrantes hispanos. Ellos tenían que llegar a tiempo al trabajo, pero no podían hacer ‘clock in’ o marcar su entrada hasta que llegaran los primeros clientes del día.

Siempre según la demanda, cuando paraban de llegar clientes, debían tomar un descanso obligatorio, algo que es ilegal.

Esto provocó que los empleados trabajaran varias horas fuera del horario laboral y también violaciones al salario mínimo.

La demanda lleva casi dos años y se está llevando a cabo en un tribunal federal de la ciudad de Santa Ana, en el condado de Orange. Los fiscales de este caso aseguran que el magnate robó sueldos durante un periodo de cinco años en sus establecimientos ubicados en los condados de Los Ángeles, Orange, Ventura y San Bernardino. Además, se cree que él destruyó evidencias para tratar de ocultarlo y amenazó a varios de sus trabajadores para que declaren a su favor.

Esa suposición comenzó cuando una empleada comenzó a llorar durante la entrevista con los abogados de Delrahim y otro trabajador firmó a favor de Delrahim porque no quería perder su trabajo.

El juez Fernando Olguin señaló hace un mes que las declaraciones de 37 trabajadores, que favorecían al magnate, fueron obtenidas bajo la amenaza de que perderían su empleo. El caso contra Delrahim comenzó en junio de 2015 por las quejas recibidas por 63 personas que trabajan o han trabajado en el lavado de autos ‘Brea Car Wash & Detail Center’ ubicado en la ciudad de Brea, en el condado de Orange.

La demanda también nombra a otras de sus empresas y durante el proceso judicial, a los abogados de Delrahim han sido castigados por retener documentos y se les ordenó pagar al gobierno $23,850 en honorarios legales.

La próxima audiencia en este caso se ha programado para el 17 de junio.



Millonario explotaba a inmigrantes y tendría que compensarlos

Unos 700 trabajadores, muchos de ellos no hablan inglés, tenían que trabajar muchas horas fuera del horario laboral