Kenneth Bernard Pius Hendricks
Captura pantalla/CNN Wire
Kenneth Bernard Pius Hendricks
Captura pantalla/CNN Wire

Acusan a sacerdote estadounidense de abusar de niños en Filipinas

A muchas de sus víctimas las chantajeaba para obtener su silencio diciéndoles que irían a prisión igual que él

(NOTICIAS YA).- Un sacerdote católico fue deportado a Estados Unidos desde Filipinas tras acumular por lo menos 10 acusaciones de abusos sexuales en contra de niños, que habrían ocurrido a lo largo de los años que estuvo sirviendo en el país del sudeste asiático.

Kenneth Bernard Pius Hendricks, de 77 años y originario de Cincinnati, fue arrestado este miércoles en Naval, una ciudad filipina, luego de las reveladoras declaraciones de varias de sus presuntas víctimas.

Los documentos judiciales presentados a finales de noviembre en Filipinas citan a cinco víctimas, pero ya se han presentado un total de 10 acusaciones. Las víctimas aseguran que el sacerdote abusó sexualmente de ellos cuando eran niños y servían como monaguillos.

LEE: Sacerdotes homosexuales deben ser célibes o dejar iglesia, dice Papa

Las autoridades que siguen el caso en ambos países le han pedido a la comunidad acercarse para ofrecer información del sacerdote, que pasaba parte del año en Estados Unidos, o denunciar otros casos, detalla CNN.

“Es horrible… una conducta abusiva”, dijo el jueves el fiscal estadounidense Benjamin Glassman sobre las acusaciones en Filipinas.

Glassman detalló que el sacerdote se hacía amigo de los niños para acercarse progresivamente a ellos hasta lograr un contacto íntimo, que incluía sexo anal y oral.

De acuerdo con CNN, la ley de Estados Unidos criminaliza ciertas conductas sexuales ilegales de ciudadanos estadounidenses en el extranjero. Hendricks está acusado en un tribunal federal de Cincinnati por participar en una conducta sexual ilícita en lugares extranjeros, que se castiga con multas y hasta 30 años de prisión.

LEE: Sorprenden a cura abusando de niña y dice que se “encariñó” con ella

El sacerdote se encontraba recluido en un centro de detención de la Oficina de Inmigración de Filipinas, en Manila. Su abogado en Filipinas, Mario Opeña, dijo a CNN que el sacerdote sostiene que las acusaciones son falsas.

“En lo que respecta al padre Hendricks, las acusaciones no son ciertas y demostrará su inocencia ante el tribunal”, destacó el defensor.

El sacerdote ha vivido en Filipinas desde hace 37 años, ahí se ordenó como sacerdote, según detalló el reverendo Benjamin Pantas, portavoz de la Diócesis de Naval, que ha iniciado una investigación independiente del caso.

La Policía Nacional de Filipinas comenzó a investigar alrededor del 6 de noviembre cuando dos acusadores se presentaron a presentar la denuncia, dice la declaración jurada. Los abusos habrían iniciado en 2009.

LEE: “Desperté y él me estaba abusando”, hablan víctimas de sacerdotes

A muchas de sus víctimas las chantajeaba para obtener su silencio diciéndoles que irían a prisión igual que él.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui