Conductores obesos tienen más riesgo de morir en un accidente vehicular

Foto: Archivo

El sobrepeso y el tamaño del conductor pueden obstaculizar el rescate y los procedimientos médicos

(NOTICIAS YA).- Durante años los maniquíes estándar para las pruebas de choque han sido aproximadamente de 5 pies 9 pulgadas y 170 libras, pero eso no representa muy bien a los conductores con sobrepeso, quienes son más propensos a morir en un accidente automovilístico.

Es por ello que Humanetics, el fabricante líder de maniquíes para las pruebas de choque, estará haciendo un maniquí más pesado a los tradicionales, por 100 libras y más alto por unas pocas pulgadas, para representar mejor a los nuevos conductores.

Según estudios recientes el tamaño importa, ya que el 78 por ciento de los conductores con sobrepeso tiene más probabilidades de morir en un accidente de automóvil, en comparación con los de peso normal.

Un estudio publicado en el Emergency Medicine Journal, dirigido por Thomas M Rice, de la Universidad de California, y Motao Zhu, del Centro de Investigación de Control de Lesiones de la Universidad de West Virginia, se ha basado en datos de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico para el análisis de las fatalidades.

De acuerdo con los resultados, en cuanto mayor es el Índice de Masa Corporal (IMC), mayor es la probabilidad de muerte en carretera, con un IMC de 30 a 34,9 asociado con un 21 por ciento de aumento de la mortalidad, en cambio uno de 35 y 39,9 reflejo un aumento del 51 por ciento.

Un sobrepeso y el tamaño del conductor pueden obstaculizar el rescate y los procedimientos médicos, como la remoción del accidentado del auto y una cirugía inmediata, lo que los hace más vulnerables.

En cambio, una mejor salud física en general puede ayudarle a sobrevivir un accidente vehicular, mientras que las dolencias físicas pueden debilitar la capacidad de su cuerpo para manejar y recuperarse de los traumatismos y lesiones en un accidente.

Otro estudio publicado en la revista Obesity, por Richard W. Kent y Jason L. Forman, de la Universidad de Virginia, y Ola Bostrom de Autoliv Research, en Suecia, sometieron a cadáveres obesos y no obesos a diferentes accidentes frontales de autos, encontrando que los primeros se movieron más durante el accidente.

Los cadáveres de los obesos avanzaron más antes de ser retenidos por el cinturón de seguridad y experimentaron más movimiento de la cadera, lo que podría conducir a un mayor riesgo de lesiones en el pecho.

Por lo que se deduce que las nuevas características de la seguridad que se diseñan, deberían tener los parámetros de un cierto tamaño de cuerpo, si no, podrían ser menos eficaces para otros tamaños y formas de cuerpo.

El sobrepeso u obesidad se podría cambiar donde el cinturón de seguridad descansa sobre el cuerpo y cuánto espacio hay entre el volante, el airbag y el cuerpo. Esta última razón es la razón por la cual están apareciendo nuevos maniquíes, para poder coincidir con los cuerpos.

Estos nuevos maniquíes más grandes, también conocidos como dispositivos de prueba antropomórficos a gran escala, son parte de una tendencia más grande de la industria.

A menos que estos sistemas sean reconocidos y dirigidos a personas con sobrepeso, como las maniquíes de prueba de choque, será difícil plantear los nuevos sistemas de seguridad “a medida” para el conductor.

Texto por Enrique kogan/Twitter: @purosautosus



Conductores obesos tienen más riesgo de morir en un accidente vehicular

El sobrepeso y el tamaño del conductor pueden obstaculizar el rescate y los procedimientos médicos