Homicidio de Mercedes, un crimen pasional

Madre e hijas tenían algo en común… compartir al mismo hombre

El Departamento de Policía de Mercedes arrestó a Esmeralda Chapa de 36 años  y a  Guadalupe Ybarra Jr, un hombre de 37 años, por ser sospechosos de haber dado muerte a la joven Ruth Esmeralda Olvera.

Este fin de semana, una joven de 19 años  identificada como Ruth Esmeralda Olvera, fue asesinada de un tiro en el pecho, dentro de un auto, las autoridades fueron alertadas por una llamada que se hizo para ir a investigar.

Al encontrarse la escena todo indica que el crimen fue pasional, por celos, se descartó que el móvil haya sido por robo, la detenida fue identificada como la madre de la joven asesinada.

El Departamento de Policía de Mercedes, esta investigando los hechos sucedidos el sábado por la noche al descubrir el cuerpo sin vida de la joven de 19 años, declarándola muerta en el lugar.

“Al parecer fue un crimen pasional”, dijo  José Macías Jefe del Departamento de Policía de Mercedes, también indicó, que  los involucrados tienen un historial amoroso, según la investigación Guadalupe Ybarra, tuvo una relación sentimental  por muchos años con la madre de la víctima, después la dejo para involucrarse con otra hija de Esmeralda Chapa, hermana de la víctima, para más tarde iniciar una relación con la joven, con quien procreó una hija de dos años.

Los dos sospechosos fueron detenidos en la ciudad de Brownsville, cuando presuntamente querían huir a México. La policía informó que serán procesados en los próximos días, luego de tener sus declaraciones,  por lo tanto están detenidos bajo los cargos de homicidio en primer grado.

La violencia en el Valle del Sur de Texas ha ido en aumento, es necesario que se denuncien estos actos a tiempo, las autoridades recomiendan acudir  al Departamento de Policía a denunciar actos de violencia, para poder ser orientados y proteger a quien esta viviendo bajo estas circunstancias.




Homicidio de Mercedes, un crimen pasional

Madre e hijas tenían algo en común… compartir al mismo hombre