En venganza por el divorcio contrata a sicario para matar a la familia de su exesposa

El hondureño durante el proceso de divorcio amenazó a su ex esposa al decirle que “Lloraría lágrimas de sangre” y empezó a planear la muerte de su suegra y otras personas

La mujer planeó los homicidios después de perder la custodia de su nieto. (MGN)

Hondureño radicado en Port Arthur, Tx. se declaró culpable de conspirar el asesinato de cuatro personas contratando a un asesino a sueldo como venganza para hacer sufrir a su ex esposa Edith Argueta Vázquez.

Santos Orellana Hernández de 47 años durante el proceso de divorcio amenazó a su ex esposa al decirle que “Lloraría lágrimas de sangre” y empezó a planear la muerte de su suegra, su cuñado, además solicitó el asesinato del ex novio de Argueta y la madre de este para que Edith sufriera. Las cuatro víctimas radican en un pequeño poblado, Las Lomitas en el Departamento de El Paraíso al norte del Honduras.

La pareja ya tenía varios años de separados y el hondureño quiso cumplir su amenaza al ponerse en contacto con un sicario en Honduras para planear la muerte de las cuatro personas, el hondureño ofreció pagar a Ramírez $8,000 dólares pero antes de efectuar el pago debería mandarle pruebas mediante fotografías de los cadáveres, los crímenes se cometerían después del 21 de abril de 2020 fecha en la que el divorcio se daría por efectuado.

El presunto sicario Ramírez identificado por el FBI como Gustavo Ramírez alias el “Tavito” indicó que manutuvieron comunicación vía telefónica entre enero y marzo del año pasado.

Las autoridades informan que Ramírez realizó una llamada telefónica grabada con Orellana Hernández, en la que los dos discutieron los detalles del asesinato, utilizando un lenguaje codificado como "plantar el maíz", que significaba enterrar los cuerpos de las víctimas. “Tavito” el presunto sicario, la entregó a las autoridades de Porth Arthur quien remitió el caso al FBI un mes antes de que se efectuaran los homicidios.

En este caso, tan pronto como el Departamento de Policía de Port Arthur se enteró del complot del acusado para matar a los familiares de pareja de Port Arthur en Honduras, se coordinó con el FBI, que actuó rápidamente para evitar cualquier derramamiento de sangre”, dijo el fiscal federal interino Nicholas J. Ganjei.

El equipo de investigación viajó hasta Honduras para entrevistar a testigos y preparar el caso judicial contra Orellana. Gracias a la oportuna intervención de las autoridades se pudieron salvar cuatro vidas.

Santos Orellana Hernández se declaró culpable el pasado 23 de julio ante el Juez Federal de Distrito de Thad Heartfield.

En la información expedida por las autoridades señalan que Orellana-Hernández fue acusado formalmente por un jurado federal el 20 de mayo de 2020 y puesto bajo custodia federal. A principios de junio, mientras estaba encarcelado, Orellana-Hernández volvió a conspirar con otra persona para intimidar a Edith Argueta, en un intento por hacerla retirar la acusación de asesinato a sueldo. El 4 de noviembre de 2020, el jurado emitió una acusación de reemplazo que agregó los cargos de manipulación de testigos.

Orellana-Hernández enfrenta hasta 20 años en una prisión federal. La sentencia legal máxima prescrita por el Congreso se proporciona aquí con fines informativos, ya que la sentencia será determinada por el tribunal en función de las pautas de sentencia consultiva y otros factores, así lo señalan las autoridades.

Este caso fue investigado por la Oficina Federal de Investigaciones y procesado por el Fiscal Federal Auxiliar John B. Ross y el Fiscal Federal Auxiliar Especial Sean C. Day.



En venganza por el divorcio contrata a sicario para matar a la familia de su exesposa

El hondureño durante el proceso de divorcio amenazó a su ex esposa al decirle que “Lloraría lágrimas de sangre” y empezó a planear la muerte de su suegra y otras personas