¿Tienes problemas con tu vesícula? Estos son los alimentos que debes evitar

Este órgano suele inflamarse por la mala alimentación y en algunos casos provoca colecistitis.

(NOTICIAS YA).- La vesícula biliar es un órgano pequeño que está debajo del hígado y cuya forma se asemeja a la de una pera.

La vesícula biliar concentra y almacena la bilis, un líquido que produce el hígado y que ayuda con la digestión de las grasas de los alimentos conforme pasan a través del intestino delgado.

A pesar de que ayuda a digerir los alimentos, no es necesaria para vivir.

Este órgano suele inflamarse por la mala alimentación y, en algunos casos provoca, colecistitis, que según Mayo Clinic puede causar las siguientes afectaciones:

  • Cálculos biliares: estas partículas provocan una obstrucción en el conducto cístico, por lo que la bilis queda acumulada y se produce la inflamación.
  • Oclusión de las vías biliares: la aparición de cicatrices en estas vías puede causar esta afección.
  • Tumores: este tipo de masas impiden el drenaje de bilis, por lo que se produce una inflamación.
  • Vasos sanguíneos dañados: debido a ello, se reduce el flujo sanguíneo hacia la vesícula, provocando la colecistitis.

Por esta razón es importante que si tienes algún síntoma consideres eliminar de de tu dieta los siguientes alimentos:

  • Leche entera y otros lácteos como los yogures y el requesón.
  • Quesos amarillos (especialmente el parmesano).
  • Carnes grasientas como pato, costillas y embutidos.
  • Frutos secos (nueces, almendras y cacahuates, entre otros).
  • Vísceras como el riñón, las tripas, el hígado o el corazón.
  • Mantequilla y otras grasas animales.
  • Pescados ricos en grasas como el salmón, las sardinas y el atún.
  • Bebidas alcohólicas.

Si presentas molestias mayores, acude coin un profesional de la salud.

Este artículo es únicamente informativo; si crees que tienes algún padecimiento, acude con un médico para recibir atención.

¿Tienes problemas con tu vesícula? Estos son los alimentos que debes evitar

Este órgano suele inflamarse por la mala alimentación y en algunos casos provoca colecistitis.