Con casi un siglo de antigüedad, este «café obra maestra» de Tokio desalienta la socialización y prohíbe los teléfonos móviles

(CNN) — Al entrar en el Lion Cafe, en el barrio tokiota de Shibuya, lo primero que llama la atención son los asientos. Todas las sillas miran en una dirección, hacia dos altavoces gigantes en la pared, las estrellas de esta institución de 98 años.

Es uno de los pocos meikyoku kissa, o cafés obra maestra, que quedan en la ciudad.

«Meikyoku kissa es un lugar donde se toca música clásica, donde los clientes pueden escuchar música, tomar una copa y relajarse», dice Naoya Yamadera, actual gerente del Lion Cafe.

Su padre, Yanosuke Yamadera, construyó el original en 1926. El local se quemó durante los ataques aéreos de la II Guerra Mundial y fue reconstruido y ampliado en los años 50, con una decoración inspirada en su estilo barroco europeo original.

Más allá de su fachada de piedra, el interior del café está tenuemente iluminado, con madera oscura y relieves tallados.

A diferencia de la mayoría de los cafés, aquí se desaconseja socializar. Está prohibido hablar por el móvil.

Mira la pantalla futurista de traducción en directo del metro de Tokio para turistas

El café cuenta con más de 10.000 CD y discos de música clásica. (Crédito: John S Lander/LightRocket/Getty Images)

Cuando se le pide que explique por qué todos los asientos están orientados en una sola dirección, Yamadera dice que eso les permite ofrecer una experiencia de concierto más realista, como si estuvieran frente a «una orquesta de verdad».

«Se diseñó para sumergirte en la imagen de estar escuchando una actuación orquestal», dice.

El sistema de sonido se hizo a medida para el espacio en 1950, empotrado en la pared de dos pisos de altura de la parte delantera del café. Filas de discos de vinilo y CD llenan los estantes y estanterías bajo los altavoces: tienen más de 5.000 de cada uno en total, según Yamadera.

Los clientes pueden pedir ciertas piezas clásicas de la colección de la tienda, a menos que estén en medio de una lista de reproducción.

¿Cómo es hospedarse en el hotel más antiguo del mundo?: así es el Nishiyama Onsen Keiunkan, de Japón

Surge una nueva base de fans

Yamadera dice que pasó gran parte de su infancia en el café.

Se incorporó a la plantilla cuando estaba en el primer ciclo de secundaria, empezando como friegaplatos.

A lo largo de los años, la cafetería ha cambiado muy poco, lo que en opinión de Yamadera es su mayor encanto.

«Al principio, el equipo de música era caro. Lo hacíamos en una época en la que no existían estos aparatos eléctricos», dice el propietario. «Hubo un tiempo en que el café funcionaba con un fonógrafo manual, que era caro incluso en el pasado, así que sólo un pequeño porcentaje de gente podía comprar uno individualmente».

Esto permitió al Lion Cafe atraer a los clientes para que experimentaran lo que en aquella época era una rara forma de entretenimiento.

«Escuchar música era la última tendencia, como la moda», dice Yamadera.

Así es el restaurante de onigiri más antiguo de Tokio

«Los antiguos clientes que estuvieron en Tokio como estudiantes y luego se fueron al campo, vuelven aquí por primera vez en 30, 40 o 50 años. La tienda sigue igual después de tanto tiempo. Los clientes se van con una buena sensación y eso es lo bueno de este café».

Dice que algunos de sus clientes más antiguos llevan más de seis décadas visitando el café.

«(Uno de nuestros clientes) tiene ahora unos 70 años, empezó a venir cuando era estudiante de tercero de bachillerato», dice el gerente, de 62 años.

En los últimos años, esta singular cafetería se ha hecho cada vez más popular y también ha atraído la atención internacional.

«Hay muchos recién llegados. Mucha gente no está familiarizada con la música clásica, así que me gustaría que se acostumbraran a ella en lugares como éste», dice Yamadara.

«Algunos de nuestros clientes vienen de lugares tan lejanos como América y Europa. Algunos también vienen de todo Japón. Miran las guías y ven este lugar como un destino, así que me gustaría presentar el café a esta gente».

Después de trabajar y ejercer de DJ en el café clásico durante décadas, Yamadera dice que no tiene una sola pieza clásica favorita, pero hay algunas que destacan.

«Creo que me gustan las canciones más conocidas. Los días 30 y 31 de diciembre, en un concierto programado, sonará el estribillo de la Sinfonía nº 9 de Beethoven. Este es el más memorable para mí», dice Yamadera.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

FOTOS | Calles y comercios vacíos en Argentina por el paro general del 9 de mayo,
Capturan a comisionado presidencial de El Salvador por presunta corrupción,
La junta escolar de Virginia vota para restaurar los nombres de generales confederados en dos escuelas,
ANÁLISIS | Prepárate para que Donald Trump nunca acepte un resultado electoral,
Ozuna visitó un reclusorio de la Ciudad de México,

Síguenos en Instagram