Niños frente al televisor
CNN
Niños frente al televisor
CNN

“Dejen de sentirse tan culpables por el tiempo de TV de sus hijos”

El problema no es la televisión, sino lo que la televisión puede reemplazar. 

(NOTICIAS YA).-No hay evidencia de que los niños que miran televisión sean un problema y, en la mayoría de los casos, le da una sensación de calma e incluso alegría a la familia, publicó CNN.

A los niños les encanta. Y a los padres, parecen encontrar alivio en el descanso que les da. Pero aun así, no hay un padre al que le dé gusto el hecho de que sus hijos ven televisión.

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría (AAP), aprueba una hora al día en niños de 2 a 5 años y a partir de los 6 años, considera que se debe buscar límites coherentes que mantengan el equilibrio en la vida del menor.

Pensándolo bien, ¿de dónde proviene la culpa relacionada con la televisión?

Anya Kamenetz, autora del libro “The Art of Screen Time: How Your Family Can Balance Digital Media and Real Life”, estudió minuciosamente las investigaciones sobre el consumo televisivo y los niños y descubrió que la mayoría de los padres no tienen nada de qué preocuparse. 

“Sabemos que la mayoría de los niños que miran televisión estarán bien”, dijo, agregando que los padres con niños con trastornos de conducta o que están en el espectro del autismo podrían querer tener un cuidado extra.

El problema no es la televisión sino lo que la televisión puede reemplazar, aseguran especialistas.

Si sentarse frente al televisor interfiere con la actividad física y la socialización, entonces sí, pueden surgir problemas.

View this post on Instagram

Thanks @diginutrition !!

A post shared by Anya Kamenetz (@anyakamenetz) on

Kamenetz explicó que el cambio de cultura en el tiempo de pantalla no es el resultado de un mayor uso. “Según los números, los niños no pasan más tiempo con pantallas que en los años 80”, dijo.

En cambio, la vergüenza viene del surgimiento de una cultura parental, entre los padres más educados y ricos, que espera que las mamás y los papás se dediquen intensamente a sus hijos cuidadosamente cultivados.

Entonces la televisión representa una violación en ambos: el padre es flojo y el niño no participa en una actividad que lo acercará un paso más a la educación. 

“Sentimos culpabilidad al poner a nuestros niños frente a una pantalla porque es una violación de la premisa de que se supone que debemos educarlos constantemente”, dijo Kamenetz.

Kamenetz sugiere que los padres deben mirar la televisión con sus hijos con la mayor frecuencia posible. Esto permite a los padres discutir las motivaciones de los personajes con sus hijos y, en el proceso, tratar de cultivar la empatía en ellos. Además, si los padres están luchando para hablar de un tema espinoso con sus hijos, quizás intimidación o pubertad, ver un programa al respecto puede abrir la conversación.

“Los humanos siempre hemos usado historias para ayudar a que las cosas tengan sentido … y lidiar con las emociones”, dijo.

En la cultura de crianza moderna, “es difícil resistir la tentación de moralizar todo y tener todo en forma para mejorar el cerebro”, dijo Kamenetz.

“Pero la televisión es una parte divertida de crecer y una delicia, especialmente si no la tienes todo el tiempo”.

La televisión es un placer. Algunas veces está bien simplemente sentarse y reír o sentir la emoción de ver lo imposible, concluye la especialista.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui