Extremistas intensifican llamados a la violencia antes de inauguración

(NOTICIAS YA).- “Trump o la guerra. Hoy. Así de simple”. “Si no sabes cómo disparar: necesitas aprender. AHORA”. “Asaltaremos los edificios gubernamentales, mataremos policías, mataremos guardias de seguridad, mataremos a empleados y agentes federales, y exigiremos un recuento”. ROBERTO SCHMIDT/AFP via Getty Images Estas fueron sólo algunas de las amenazas que simpatizantes extremistas de Donald […]

(NOTICIAS YA).- Trump o la guerra. Hoy. Así de simple”.

Si no sabes cómo disparar: necesitas aprender. AHORA”.

Asaltaremos los edificios gubernamentales, mataremos policías, mataremos guardias de seguridad, mataremos a empleados y agentes federales, y exigiremos un recuento”.

ROBERTO SCHMIDT/AFP via Getty Images

Estas fueron sólo algunas de las amenazas que simpatizantes extremistas de Donald Trump realizaron antes del ataque al Capitolio motivado por la incapacidad de la extrema derecha para aceptar que su candidato perdió las elecciones.

Ahora, mientras el polvo se asienta y el país lucha por dar sentido a la violencia que dejó 5 muertos, incluyendo a un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU., los expertos advierten que los llamados a la violencia solo se han intensificado antes de la toma de posesión de Joe Biden

Vemos charlas de estos supremacistas blancos, de estos extremistas que se sienten envalentonados en este momento”, dijo Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, que rastrea y contrarresta el odio. “Estimamos plenamente que esta violencia pueda empeorar antes de mejorar”.

LEE: Asistentes de vuelo piden vetar a amotinados de DC de las aerolíneas

SIGUIENDO LAS ÓRDENES DE UN LÍDER VIOLENTO

Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images

El motín del miércoles fue motivado directamente por Trump, quien le había prometido a sus simpatizantes que él mismo iba a marchar con ellos para presionar al Congreso a no realizar su trabajo de certificar la victoria de Biden. 

Los amotinados pasaron a través de una barricada, atacaron a agentes de policía, rompieron ventanas e irrumpieron en el edificio de gobierno. Esto no había ocurrido desde 1814, cuando el Capitolio fue incendiado por el ejército británico invasor.

Durante el ataque, Trump hizo una tibia súplica para que se fueran a casa, aunque repitió la falsedad de que las elecciones le habían sido robadas, y le dijo a los criminales que “los aman” y “son unas personas muy especiales”, mientras seguía llamándolos “patriotas” por realizar el ataque caracterizado por muchos como terrorismo doméstico.

Esa noche, líderes republicanos, incluyendo al vicepresidente Mike Pence y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, condenaron a los alborotadores. Pero todo parecía tener poco efecto en la derecha radicalizada.

LLAMADO A LA INSURRECCIÓN

ROBERTO SCHMIDT/AFP via Getty Images

¡Trump tomará protesta para un segundo mandato el 20 de enero!”, dijo el jueves un comentarista en thedonald.win, un foro en línea a favor de Trump. “No debemos dejar que los comunistas ganen. Incluso si tenemos que quemar Washington hasta los cimientos. ¡Mañana recuperamos Washington y recuperamos nuestro país!”.

John Scott-Railton, investigador principal del Citizen Lab, un grupo de la Universidad de Toronto que monitorea la seguridad cibernética, dijo que está “terriblemente preocupado” por la toma de posesión.

“Si bien el público en general estaba horrorizado por lo que sucedió (el miércoles) en el Capitolio, en ciertos rincones del tipo de conversación de la derecha, lo que sucedió se considera un éxito”, le dijo a CNN.

SAUL LOEB/AFP via Getty Images

En los seis días previos al evento hubo 1,480 publicaciones de cuentas relacionadas con QAnon que hicieron referencia al evento y contenían términos de violencia; según Advance Democracy, Inc. En Parler, según el informe, varias publicaciones hacían referencia a la guerra, incluidas declaraciones como “la guerra comienza hoy”.

Ali Alexander, un activista a favor de Trump, acusó a la izquierda de “intentar empujarnos a la guerra”. A finales de diciembre, Alexander dijo a sus seguidores en Periscope que él y tres congresistas republicanos, los representantes Paul Gosar y Andy Biggs de Arizona y el representante Mo Brooks de Alabama, planeaban algo grande.

CNN contactó a las oficinas de los tres congresistas, pero solo Biggs respondió, con una declaración de un portavoz que niega que haya trabajado de alguna manera con Alexander o cualquier manifestante.

LEE: Arrestan a hombre captado cargando atril de Pelosi durante motín

ADVERTENCIAS IGNORADAS 

Essdras M Suarez/ ZUMA Press

Varias organizaciones que monitorean el extremismo en línea emitieron advertencias de antemano. El 4 de enero, la ADL publicó una extensa publicación en su blog que detalla las amenazas de violencia relacionadas con la manifestación.

“En respuesta a un usuario que se preguntó qué sucede si el Congreso ignora la ‘evidencia’ de que el presidente Trump ganó las elecciones, un usuario escribió: ‘Asalta el capitolio’”, dice la publicación del ADL.

“Si el pasado es una indicación, la combinación de una presencia extremista en los mítines y la naturaleza acalorada de la retórica sugiere que la violencia es una posibilidad”, advirtió la ADL.

También el 4 de enero, un análisis de riesgo de la firma de seguridad G4S indicó que “la retórica actual sugiere que habrá asistentes con intenciones violentas, incluidos grupos de milicias armadas” entre el 6 de enero y la toma de posesión.

BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images

El análisis citó numerosas publicaciones en las últimas semanas que abogaban por la violencia en el sitio de derecha thedonald.win, incluida una de fines de diciembre que decía: “Tendremos que lograr una victoria táctica real, como asaltar y ocupar el Congreso, para tener el efecto deseado”.

Otro dijo: “Los patriotas que TODAVÍA, EN ESTE MOMENTO, son demasiado cobardes para tolerar la violencia, son parte del problema”.

Sin embargo, las autoridades ignoraron las advertencias y dejaron que el ataque ocurriera sin prepararse. Los expertos en seguridad dijeron que estaban desconcertados por la respuesta despreocupada de las fuerzas del orden.

La parte sorprendente de esto es por qué se vigiló de forma mucho menos agresiva”, dijo Jonathan Wood, director de análisis de riesgo global de Control Risks, con sede en Londres.

LEE: Las imágenes más impactantes del motín pro-Trump en el Capitolio

AUTORIDADES CÓMPLICES 

Twitter

A pesar de la evidencia documentada, los funcionarios federales y locales encargados de hacer cumplir la ley insisten en que no tenían idea de que ocurriría un motín en el Capitolio.

No hubo inteligencia que sugiriera que habría una violación del Capitolio de Estados Unidos”, dijo el jefe de policía de DC, Robert Contee, en una conferencia de prensa el jueves.

Steven A. Sund, quien renunció como jefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos en medio de críticas por la aparente falta de preparación para lidiar con la turba violenta, dijo en un comunicado que el departamento tenía un plan sólido para abordar las “actividades anticipadas de la Primera Enmienda”.

Pero no se equivoquen, estos disturbios masivos no fueron actividades de la Primera Enmienda; fueron un comportamiento criminal desenfrenado”, afirmó el jueves.

Sin embargo, evidencia fotográfica y en video tomada durante el motín muestra a oficiales dejando pasar a los amotinados, motivándolos a invadir el Capitolio e incluso tomándose selfies con los criminales. 

RIESGOS EN LA TOMA DE POSESIÓN

Essdras M Suarez/ ZUMA Press

En cuanto a la seguridad en la toma de posesión, el Servicio Secreto emitió un comunicado diciendo que sus planes para el evento se han hecho desde hace mucho tiempo.

“La toma de posesión del presidente de Estados Unidos es un elemento fundamental de nuestra democracia”, indicó la agencia en un comunicado. “La seguridad y protección de todos los que participan en la 59ª Inauguración Presidencial es de suma importancia”.

LEE: Biden anunció que presionará para un cheque de estímulo de $2,000




Extremistas intensifican llamados a la violencia antes de inauguración