Primeros auxilios para un niño ‘antes de llegar al médico’

Te dejamos las siguientes recomendaciones.

(TODO BEBÉ).- La mayoría de los accidentes ocurren en el hogar, por lo que no es de extrañarse que tu bebé pueda sufrir algún tipo de lesión involuntaria, por más cuidado y atención que le brindes.

Lo importante es que no entres en pánico y apliques los primeros auxilios apropiados mientras lo llevas al médico o a un hospital, de ser necesario. Te dejamos las siguientes recomendaciones:

Convulsión febril 

La fiebre alta puede ocasionar convulsiones en tu bebé, que se caracterizan porque pierde la conciencia y mueve las extremidades descontroladamente, lo que puede durar desde segundos hasta varios minutos.

En estos casos se recomienda que coloques al niño sobre el suelo (o sobre una mesa rígida, teniendo cuidado de que no se caiga). Quítale la ropa (puedes dejarlo en pañales o ropa interior), ponle compresas de agua fría en la frente, pásale una esponja bien húmeda por el cuerpo o incluso dale un baño con agua a temperatura ambiente.

Si la fiebre es alta, suministra el antipirético que previamente te haya recomendado el médico. Es aconsejable que si la convulsión ha durado varios minutos o la fiebre no baja considerablemente, lo lleves al médico para que lo diagnostique y te indique qué acciones tomar.

Asfixia

En el caso de asfixia, si tu hijo tiene un año o menos, deja que tosa y golpéale suavemente la espalda. Si aún el objeto que obstruye sus vías no sale, colócalo sobre tu regazo, boca abajo y ligeramente inclinado (de modo que la cabeza esté a un nivel más bajo con respecto al tronco) y dale unas palmaditas en el trasero.

Heridas y traumatismos

Si algo le ha causado una herida a tu bebé y esta se ve sucia, lávala con abundante agua fría del grifo. Si ves que sangra, eleva la zona afectada o presiona sobre ella con un paño limpio o con una bolsa de plástico con hielo. Pero si la herida es muy grande y continúa sangrando, lo mejor será que acudas al hospital, intentando siempre contener la sangre.

Cuando la herida es profunda y sus bordes están muy separados, es conveniente que acudas a urgencias para que la examinen antes de que empiece la cicatrización. Si por el contrario, es un corte pequeño y sería suficiente con lavar con agua y untar una pomada antiséptica, repite este procedimiento durante varios días hasta que cicatrice. Si es una zona muy expuesta, cúbrela con una gasa fina.

Las caídas son un motivo frecuente de visita al pediatra y realmente la ocasión lo amerita, si el niño ha recibido un golpe fuerte en la cabeza o en abdomen, más aun si ha perdido el conocimiento. Si la caída es grave y estás lejos del centro asistencial, presiona sobre la lesión con una bolsa de hielo para detener la hemorragia. Los vómitos, mareos y adormecimiento de tu niño son síntomas de que la caída puede haber causado consecuencias más serias y debes llevarlo inmediatamente a que lo revisen. Lo mismo sucede si llora sin parar al tocarle el área afectada, pues puede ser una señal de que se produjo una fractura.

Quemaduras

Si se trata de quemaduras leves que producen solo un pequeño enrojecimiento, aplica frío sobre la zona por diez minutos y luego unta una crema hidratante. Pero si se han formado ampollas, acude al pediatra para que te diga qué hacer. Si la ropa del niño se enciende, hazle rodar o envuélvelo en una manta para que se apague. Cuando la quemadura es grave y extensa, frótala con un paño frío o con hielo en una bolsa plástica y acude a urgencias lo más pronto posible.

Las quemaduras producidas por productos químicos deben ser atendidas por el médico al quien debes acudir inmediatamente después de lavar al niño con abundante agua hasta eliminar completamente la sustancia que lo quemó. El especialista solicitará la etiqueta del producto así que no olvides llevarla.

Para tratar las quemaduras con alimentos y bebidas calientes, asegúrate de extraerlo todo de la boca del niño y hacerle tomar agua fría a pequeños tragos. Si la quemadura es muy severa, acudir emergencias lo más pronto posible.

Mordeduras

Las mordeduras de animales domésticos, sea cual sea su severidad, deben ser atendidas por personal sanitario que le suministrará a tu bebé la inyección antitétanos. 

Picaduras

Las picaduras de avispas o abejas pueden aliviarse retirando el aguijón con una pinza, lavando bien y aplicando compresas frías. Pero si tu bebé es alérgico a estos insectos, ve a urgencias inmediatamente ya que puede ocurrir un shock anafiláctico con consecuencias más serias.




Nuesotrs Héroes

Las Más Leídas

Las Más Leídas

Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui