inmigracion
(Getty Images)
inmigracion
(Getty Images)

La otra cara de la separación de familias

Estas son algunas historias de los padres y madres que han sido obligados a decirle adiós a sus hijos por cuestiones migratorias

(NOTICIAS YA).- Las fronteras separan países pero en algunos casos, también separan familias. Violar las leyes migratorias de Estados Unidos, o incluso solicitar asilo tras huir de un país violento, puede significar que padres e hijos terminen en ciudades o países distintos, en ocasiones sin forma de comunicarse o volverse a encontrar.

Este devastador problema ha sido exacerbado por la política de “cero tolerancia” que el gobierno de Donald Trump comenzó a implementar este año, la cual resultó en miles de niños separados de sus padres y puestos en jaulas dentro de centros de detención, donde además algunos han sufrido abusos y ya muestran los efectos psicológicos negativos de la repudiada práctica.

LEE: Hijos no reconocen a sus madres tras haber sido separados en la frontera

La mayoría de los padres que fueron deportados tras ser separados de sus hijos se fueron de Estados Unidos sin que se les diera la opción de dejar o llevarse a los niños.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional revelaron que el gobierno de Trump no documentó el presunto consentimiento que habrían dado los migrantes después que le arrancaron sus hijos en la frontera.

Unos 350 de los 463 padres que fueron separados de sus hijos en la frontera en los meses en que se puso en práctica la política ya fueron deportados sin ser reunificados con sus familias.

Además de lidiar con un cáncer terminal, Gloria Barrera vive una situación similar. La paciente de cáncer de ovario, de 54 años y residente indocumentada, madre de tres hijos y abuela de siete, pide no ser deportada a México y morir lejos de su familia.

La semana pasada en Chicago, ella y su abogado se reunieron con funcionarios de Inmigración para analizar su caso. Se espera que la agencia anuncie una decisión esta semana.

Quiero morir con dignidad y con mi familia, en compañía de mi esposo, mis hijos y mis nietos”, le dijo a WLS, afiliada de CNN.

LEE: Niños separados de sus padres cuentan sus traumáticas experiencias

Otras de estas historias han tenido finales felices. En julio pasado, una madre guatemalteca logró reunirse con su hija de 8 años tras pasar 55 días separada de ella y con la incertidumbre de si la volvería a ver, luego de la cruel amenaza que recibió por parte de un agente de inmigración, que incluso le deseó un “Feliz Día de las Madres” antes de llevarse a la niña.

Angélica González García se reencontró con su hija en el aeropuerto Logan de Boston, a más de 2 mil 500 millas de distancia del centro de detención de Arizona a donde fue llevada.

“Sabes que te extrañé. Tú eres el regalo que Dios me dio. Nunca más te dejaré sola. Nunca. Perdóname cariño por dejarte sola. Perdóname. No quería hacerlo”, dijo González entre lágrimas y de rodillas.

“Seré la mujer más feliz del mundo. Es muy doloroso estar separadas”, dijo por su parte Cindy Madrid ante la posibilidad de reunirse con su hija de seis años, Alison Jimena. La menor fue protagonista de un desgarrador audio donde lloraba por su madre.

La esperada reunión entre la mujer salvadoreña de 29 años y su pequeña se logró en julio. Tras ser separadas en un centro de detención de la Patrulla Fronteriza un mes antes, Jimena abandonó un albergue de Phoenix, mientras que su madre fue liberada de un centro de detención en el sur de Texas.

“Es injusto lo que les hacen a los adultos, pero lo que les hacen a los niños es peor. Los están lastimando, posiblemente de por vida. ¿Cuál es el punto?”, cuestionó la mujer.

VIDEO: Madre migrante logra abrazar a su hija tras cruel separación

También en julio, tres padres en El Paso, Texas, pudieron volver a abrazar a sus pequeños. A solo horas de vencerse el plazo para que el gobierno federal reunificara a familias inmigrantes separadas, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), notificó al centro de Casa Anunciación sobre la reunión.

Los tres padres indocumentados tienen por lo menos un hijo menor de cuatro años y se encontraban detenidos en las instalaciones de ICE, mientras que los menores estaban bajo el cuidado de “Office of Refugee Resettlement” en El Paso.

Uno de los padres contó su frustración tras enterarse que lo iban a separar de su hijo. “Lo vas a hacer por las buenas o por las malas”, asegura que le dijeron los agentes. De inmediato luchó por evitar que se lo quitaran. Con golpes y hasta que un oficial se subió arriba de él, lograron separarlo de su hijo. Ahora ya están juntos de nuevo.

*Incluye información de CNN y Noticias Ya







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui