Adolescente relata su experiencia detenida en un centro de inmigración
Wikimedia Commons
Adolescente relata su experiencia detenida en un centro de inmigración
Wikimedia Commons

Adolescente relata su experiencia detenida en un centro de inmigración

La joven abandonó su país tras ser amenazada de muerte por su exnovio.

(NOTICIAS YA).- Una joven guatemalteca vivió un calvario al ser recluida en un centro de detención de migrantes y habló ante NoticiasYa sobre la situación que vivió al estar en custodia de autoridades federales de inmigración.

“Mi experiencia no se la deseo a nadie; ni a mi peor enemigo”.

Así relata una joven guatemalteca de 17 años -a quien por seguridad identificaremos como maría- el infierno que vivió luego de que tuviera que tomar una de las decisiones más difíciles de su vida.

LEE: Detienen en la frontera a casi 200 inmigrantes en menos de dos días

Me estaba amenazando el papá de mi hijo, de que si yo no regresaba con él, que él me iba a matar. Y pues por esa experiencia fue que yo me vine para acá para Estados Unidos, huyendo de que me fueran a matar o algo.”

María emprendió el viaje hacia Estados Unidos en un recorrido que no sería nada fácil.

“Mi miedo era que me fueran a secuestrar o me fueran a hacer tales cosas”.

LEE: Adolescente encuentra bolsa con 10 mil dólares y los devuelve

La joven relata cómo tuvieron que permanecer ocultos por horas entre los matorrales, la oscuridad y la intemperie para evitar ser encontrados por agentes de inmigración.

“Dijo migración ‘Hey ¿Quién anda ahí?'”.

Maria fue detenida junto con su grupo; y aunque atestigua que la trataron bien, la llevaron inmediatamente a un centro de detención conocido como “La Hielera”. 

“Sufre uno frío. Yo entré bien mojada”.

LEE: Reportan abusos por autoridades de inmigración en cruce de San Ysidro

A pesar de que Maria reitera que recibió un buen trato, ropa limpia y alimento, comenta que la experiencia no deja de ser abrumadora, pues están encerrados sin poder salir. 

“No lo dejan salir a uno ni nada, lo tienen como perros y gatos entre montón de gentes. La verdad si hasta dan ganas de llorar porque se miran niños pequeños que lloran pidiéndoles por su mamá y todo. Pero no no hay salida de nada. A ellos no les importa eso.”

Por suerte Maria únicamente pasó una noche en el centro de detención de Dallas y posteriormente fue trasladada a una casa hogar. Actualmente está viviendo con una familia adoptiva. 

 




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui