La lucha que emprende un matrimonio de Arizona por la calidad del aire

Investigaciones revelan que las minorías étnicas y raciales en Estados Unidos son más propensas a respirar aire insalubre al residir en los sitios más contaminados.

Crédito: Cortesía de la Familia Sainz.

(NOTICIAS YA).- En 2018, Columba Sainz y su esposo, Eduardo, se mudaron a una casa recién remodelada en "un área perfecta" en las afueras de Phoenix, en las que les permitía, entre otras comodidades, vivir cerca del trabajo, del parque y de las cuatro carreteras más transitadas para moverse a cualquier lado.

A los dos meses, su hija Columba -entonces de dos años- comenzó a sollozar por las noches y mostrar síntomas de problemas respiratorios. En una visita al pediatra entendieron que el polvo de la construcción y la infraestructura de la quinta ciudad más poblada de Estados Unidos, más la contaminación del tráfico y de las fábricas que se generaba alrededor de su casa, estaba pasándoles factura con su salud.

"Durante los casi dos años que estuvimos allí, nos enfermamos todos en la casa. No puedes dormir bien por los problemas respiratorios, porque te levantas a medianoche. No sabíamos nada de eso cuando nos movimos a esa área", dice Eduardo.

En busca de soluciones, el matrimonio comenzó a investigar por su cuenta y fue cuando coincidieron con iniciativas que abogan por la comunidad latina en Estados Unidos, la cual es uno de los grupos poblacionales más vulnerables a la contaminación del aire.

La vulnerabilidad de las minorías

El 40% de los estadounidenses viven con aire no salubre, reveló la American Lung Association (ALA) en su informe State of the Air de 2021, que cubre datos de los años 2017-2019.

Además, la investigación refuerza una realidad que tanto la familia Sainz como miles de familias han sufrido: las personas de minorías étnicas y raciales son más propensas a residir en los sitios más contaminados.

El informe de la ALA señala que en todo el país, las personas de color tienen un 61% más de probabilidades de vivir en un condado con aire insalubre que las personas blancas.

"Como migrante, es difícil predecir cuáles son los problemas que están pasando aquí y que yo soy parte de este problema ambiental. Muchas veces nos sentimos hasta solos", dice Columba.

"En realidad no estamos solos; los latinos y las comunidades de color somos los más afectados por estos cambios ambientales y somos los que estamos más cerca de estas comunidades, porque al estar cerca de industrias y de freeways, las casas son más económicas y se ajustan a nuestro bolsillo".

En la actualidad, Columba es coordinadora estatal en Arizona de Ecomadres, un proyecto nacional que nació de la colaboración entre los grupos Moms Clean Air Force y GreenLatinos.

Desde esta comunidad que reúne a más de un millón de mamás y papás contra la contaminación del aire para proteger la salud de sus niños, la madre de tres también ha desarrollado herramientas de crecimiento personal que hace cinco años no pensaba que podía ser capaz.

"No me paraba enfrente en un lugar para platicar, pero ahora soy consciente que necesitamos que se sepa por lo que están pasando nuestras familias, las injusticias y cómo es que nosotros nos vemos más afectados respirando aire contaminado", dice Columba.

El mismo compromiso que siente hacia su comunidad la llevó a que la alcaldesa de Phoenix, Kate Gallego, la invitara a participar en una mesa directiva que se encarga del ambiente, siendo la única latina que la integra. "Siempre doy a conocer mi perspectiva y hablamos de los problemas ambientales que afectan a las familias latinas".

¿Qué está haciendo el gobierno?

Para el matrimonio, los anuncios que hizo el presidente Joe Biden durante la Cumbre Mundial del Clima, organizada por Estados Unidos en abril, sobre disminuir "a la mitad" las emisiones de gases de efecto invernadero del país para 2030, generan muchas expectativas.

Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo después de China. Solo entre las dos naciones, producen casi la mitad de todo el dióxido de carbono del planeta, reveló el Global Carbon Atlas.

A nivel estatal, también les ha resultado muy esperanzador que Regina Romero sea desde 2019 la primera latina alcaldesa en Tucson y que tenga la misión de plantar un millón de árboles, los cuales se busca que lleguen a las comunidades de bajos recursos económicos.

"Ella como hija de migrantes está hablando de todos los temas importantísimos que nos afectan como comunidad. Por medio de la participación cívica hemos podido ver un cambio en las personas electas que ahora están poniendo más atención a este tema y están haciendo cambios para que nuestra comunidad salga adelante", dice Eduardo.

El padre de familia considera que "como migrantes somos olvidados dentro de la infraestructura política de este país, pero tenemos mucho poder político. Nuestra comunidad sigue creciendo".



La lucha que emprende un matrimonio de Arizona por la calidad del aire

Investigaciones revelan que las minorías étnicas y raciales en Estados Unidos son más propensas a respirar aire insalubre al residir en los sitios más contaminados.