Extienden toque de queda hasta el 19 de enero

(NOTICIAS YA).- Los funcionarios de salud de Laredo están  preocupados por el aumento en las tasas de infección por coronavirus y están advirtiendo el número de camas de hospital disponibles, está disminuyendo lentamente. Hasta el lunes, había 152 personas hospitalizadas con COVID-19 y 1.472 casos activos en Laredo y el condado de Webb. Hasta la […]

(Photo by Joe Raedle/Getty Images)

(NOTICIAS YA).- Los funcionarios de salud de Laredo están  preocupados por el aumento en las tasas de infección por coronavirus y están advirtiendo el número de camas de hospital disponibles, está disminuyendo lentamente.

Hasta el lunes, había 152 personas hospitalizadas con COVID-19 y 1.472 casos activos en Laredo y el condado de Webb. Hasta la fecha se han registrado 420 muertes relacionadas con el virus.

Las camas para los pacientes de COVID-19 en un hospital del área se extienden ahora a las salas de pediatría y áreas de laboratorio, dijo el Jefe de Bomberos Guillermo Heard, el coordinador de manejo de emergencias de la ciudad. Todos los hospitales están en el nivel 3 o 4 "y están maximizando su propia capacidad".

Heard dijo que se reunió con funcionarios del estado el jueves para elaborar un plan para aumentar la capacidad de la UCI. Y están trabajando con los proveedores de salud locales para proporcionar atención ambulatoria a aquellos "que no están lo suficientemente enfermos como para ser admitidos en los hospitales del área".

También se espera que el estado envíe un equipo esta semana que asistirá a los hospitales para el traslado de pacientes extremadamente enfermos, dijo el Dr. Víctor Treviño de la Autoridad de Salud de Laredo.

"Estamos a plena capacidad en uno de los hospitales y mostrando un espacio muy limitado en la UCI y en las unidades de emergencia médica en el otro", dijo Treviño el viernes durante una llamada con los medios de comunicación.

Dijo que en la región también se están viendo más bebés nacidos de madres con COVID-19 y que la gravedad de los casos está aumentando porque muchos pacientes ingresan al hospital sin haber visto un médico en absoluto.

"Esto está impactando nuestros esfuerzos de prevención y es la realidad de vivir en una comunidad médicamente desatendida", dijo Treviño.

Hizo una grave predicción para las próximas dos semanas diciendo:

"Los próximos 14 días van a ser unos de los períodos más difíciles en la historia de nuestra comunidad. Por lo que vemos en los datos, esperamos una oleada encima de otra oleada".

El alcalde de Laredo, Pete Saenz, reimplementó el viernes un toque de queda nocturno de 10 p.m. a 5 a.m. hasta el 13 de diciembre. El lunes por la noche, el consejo de la ciudad tomó el tema y votó para extender el toque de queda hasta el 19 de enero. Las nuevas normas de mitigación también incluyen el cierre de los edificios de la ciudad al público y la reducción del personal de oficina de la ciudad para un mayor distanciamiento social.

Sin embargo, los bares y restaurantes siguen abiertos, según las órdenes del gobernador de Texas Greg Abbott, que muchos dicen que está contribuyendo al aumento de los casos.

Los funcionarios de la ciudad del sur de Texas han dicho desde hace mucho tiempo que están en una situación precaria.

La remota ciudad de El Paso, en el oeste de Texas, también está sufriendo actualmente su peor crisis de coronavirus y se encuentra entre las cinco zonas del estado que recibirán kits de pruebas rápidas para los lugares de trabajo con el fin de ayudar a detectar el virus.



Extienden toque de queda hasta el 19 de enero