Leyenda de la NFL ahora quiere ser boxeador

La leyenda viviente Frank Gore confiesa su otra pasión: el boxeo. A sus 38 busca concretar una pelea profesional lo cual marcaría el fin de su prolífica carrera en la NFL.

Frank Gore. Photo by Sean M. Haffey/Getty Images.

(NOTICIAS YA).- La leyenda viviente del fútbol americano, Frank Gore, quiere cambiar el emparrillado por el ring. Corredor prolífico, considerado uno de los mejores en la historia de este deporte, confiesa al boxeo como su otra pasión, a tal punto que ha rechazado ofertas como las del Baltimore Ravens o la de los Jacksonville Jaguars, para centrarse en lo que sería su nueva faceta.

Dueño de la tercera marca histórica de 16 mil yardas terrestres y 99 touchdowns, solo por detrás de Emmitt Smith, con 18.355, y Walter Payton, con 16.726, en 15 años de carrera, el jugador de 38 años busca debutar en un ring, como boxeador profesional. Logró conseguir 3.735 acarreos, 485 recepciones para 3.985; y 5 veces Pro Bowl. Fue considerado parte del equipo de la década en 2010.

“He estado entrenando para ambos, football y boxeo. Siempre he amado el box, así que es lo he estado haciendo. Estamos tratando de conseguir una pelea, entonces si lo logramos me verán en el ring”, declaró Gore para el sitio NFL.com

Frank Gore ha derrochado su talento en las grandes ligas, defendiendo la disciplina de equipos como Indianapolis Colts, Miami Dolphins, Buffalo Bills, New York Jets y San Francisco 49ers.

Gore promete esfuerzo y dedicación en esta disciplina, a la que cataloga como un reto del que se “enamoró”. “Me enamoré de lo duro que es. Pensaba, ‘no podría pelear’. Pero siempre me gustan los retos, así que seguí haciéndolo y haciéndolo, y me vi mejorando cada vez más. Ya verán cuando entre al ring”, concluyó.

De concretarse su primera pelea profesional, este sería, prácticamente el cierre de su prolífica carrera en la NFL.



Leyenda de la NFL ahora quiere ser boxeador

La leyenda viviente Frank Gore confiesa su otra pasión: el boxeo. A sus 38 busca concretar una pelea profesional lo cual marcaría el fin de su prolífica carrera en la NFL.