padre regañando
(Adobe Stock)
padre regañando
(Adobe Stock)

Madre demanda a sacerdote por criticar a su hijo que se suicidó

Don LaCuesta condenó el suicidio en pleno funeral, a pesar de que no preguntó a la familia Hullibarger como murió Maison, de 18 años

(NOTICIAS YA).- El sacerdote que encabezó el funeral de Maison Hullibarger dijo a los presentes que el suicidio está mal y se refirió repetidamente a esto como la causa de muerte del joven de 18 años.

Ahora, la madre de Maison está demandando al padre Don LaCuesta, a la Arquidiócesis de Detroit y a la Parroquia “Nuestra Señora del Monte Carmel” en Michigan.

En la demanda, Linda Hullibarger solicita compensación por daños y busca evitar que tal “conducta escandalosa” vuelva a suceder.

La familia apenas estaba procesando la muerte de su hijo el 4 de diciembre cuando se reunieron con el reverendo Don LaCuesta para discutir lo que querían que dijera en la homilía.

Queríamos que se tratara de la familia. Queríamos que hablara de amarse unos a otros, animarse unos a otros y ser amables el uno con el otro”, explicó Linda.

Los padres de Maison nunca le dijeron a LaCuesta cómo murió su hijo, y el sacerdote nunca preguntó, según la demanda.

La familia se llevó una gran sorpresa cuando LaCuesta comenzó a condenar el suicidio frente a los dolientes, que incluían a los cinco hermanos de Maison, así como a sus compañeros de clase.

LEE: Asesina a su esposo y se suicida tras tener relaciones con alumno

“Las personas que asistieron, incluidos muchos de los compañeros de clase de su hijo, no tenían idea de la causa de la muerte y se molestaron visible y vocalmente por escuchar al padre revelarlo y discutirlo”, dice la demanda.

El padre LaCuesta habló repetidamente sobre el suicidio y cómo es condenado por la Iglesia, cómo es un crimen secular y cómo es un pecado contra Dios con consecuencias nefastas eternas”, añade el texto.

“Tenemos otros cinco hijos. Nadie podía creerlo”, dijo Jeff Hullibarger, padre de Maison, en una entrevista el año pasado. “Miré a la parroquia y todos tenían la misma expresión”.

Hullibarger trató de intervenir. “Después de las primeras veces que dijo esa palabra (suicidio), me acerqué al púlpito y le dije, le susurré al oído: ‘Padre, por favor, deténgase’”. Eso no sucedió.

“No perdió el ritmo. Siguió adelante. Dijo esa palabra un puñado de veces. Empeoró el peor día de nuestras vidas”, expresó Jeff.

LEE: Número de prevención del suicidio manda a alumnos a línea para adultos

La arquidiócesis se disculpó con la familia en un comunicado en diciembre pasado. “Entendemos que una situación insoportable se hizo aún más difícil, y lo sentimos”, dijeron, asegurando que el sacerdote no predicará en funerales en el futuro cercano y que sus homilías serán revisadas.

“Además, acordó buscar la asistencia que necesita para convertirse en un ministro más eficaz en estas situaciones difíciles. Esta asistencia implicará obtener ayuda de profesionales, a nivel humano, espiritual y pastoral, para investigar cómo y por qué no logró abordar eficazmente el dolor de la familia en crisis”, indicaron.

Según una copia de la homilía, LaCuesta dijo: “Dios puede perdonar incluso quitarse la vida. De hecho, Dios nos espera con su misericordia, con los brazos siempre abiertos… sí, debido a su misericordia, Dios puede perdonar el suicidio y sanar lo que se ha roto”.

Pero también dijo “no debemos llamar bueno a lo que es malo. Como somos cristianos, debemos decir lo que sabemos que es verdad: que quitarse la vida es contra Dios que nos hizo y contra todos los que nos aman. Nuestras vidas no son nuestras. No son nuestras para hacer lo que queramos. Dios nos dio la vida, y debemos ser buenos administradores de ese regalo mientras Dios lo permita”.

La madre de Maison dijo que no tenía idea de que el sacerdote pronunciaría una homilía tan drásticamente diferente de lo que había discutido con la familia. “Básicamente llamó a nuestro hijo pecador frente a todos”, dijo Linda Hullibarger.

La arquidiócesis dijo que LaCuesta estaba tratando de ofrecer un mensaje de confianza en la salvación.

“Reconocemos, sin embargo, que la familia quería una homilía basada en cómo vivía su ser querido, y no que alguien hablara de cómo falleció”, dijo la arquidiócesis. “También sabemos que la elección del padre de compartir la enseñanza de la iglesia sobre el suicidio lastimó aún más a la familia, cuando el énfasis debió haberse puesto más en la cercanía de Dios con los que lloran”.

LEE: Joven se suicida el día de su graduación manipulado por su novia

Después de la homilía de LaCuesta, se suponía que el sacerdote debía dar el micrófono a los padres para que ellos hablaran, dijo Jeff Hullibarger.

Sin embargo, el sacerdote no los dejó intervenir. En cambio, “procedió a terminar el funeral y comenzó la música”, dijo Linda Hullibarger. El director de la funeraria detuvo la música y los padres pudieron honrar a su hijo de la forma en que querían que lo recordaran.

“El mensaje de nuestra familia para ustedes hoy: por favor sean amables unos con otros. Pónganse en contacto con aquellos que les importan. Muestren sinceridad en sus acciones. Y amen para siempre, incondicionalmente”, aconsejaron.

Los presentes escucharon el mensaje y lo pusieron en marcha. La página de GoFundMe de los Hullibarger, que se estableció antes del funeral, logró una meta de 23 mil dólares para ayudar a pagar los gastos funerarios de Maison.

Los Hullibarger agradecen el gran apoyo y aseguran que su razón para hablar es porque quieren que LaCuesta sea despedido y que ninguna otra familia sufra de la misma manera que ellos, además de asegurarse de que lo que sucedió en el funeral no eclipse la alegría que Maison trajo a sus seres queridos.

“Maison fue una gran persona, muy cariñosa. Tuvimos numerosos estudiantes que se nos acercaron y nos contaron que, en su momento de necesidad, él estaba allí para ellos… era simplemente un hijo increíble”, expresó.

*Con información de CNN







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui