Mortal incidente vial por un conductor imprudente en Florida

Los casos de violencia ocasionados por conductores imprudentes en carretera pueden llegar a tener desenlaces fatales como el que sucedió la semana pasada en Florida, cuando un hombre siguió a otro hasta su domicilio para poder reportarlo con las autoridades porque el hombre manejaba de forma peligrosa. Los hechos ocurrieron el pasado jueves  con una […]

Los casos de violencia ocasionados por conductores imprudentes en carretera pueden llegar a tener desenlaces fatales como el que sucedió la semana pasada en Florida, cuando un hombre siguió a otro hasta su domicilio para poder reportarlo con las autoridades porque el hombre manejaba de forma peligrosa.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves  con una riña por los carriles de circulación en carretera. Robert Doyle manejaba acompañado de su esposa y Candelario González en su camioneta con su mujer Cathy, su hija de 8 años y su nieto de 7.

González consideró que Doyle circulaba de forma demasiado agresiva, por lo que decidió seguirlo hasta su casa para tener su dirección y presentar una denuncia formal.

Robert Doyle y su esposa al ver que eran seguidos por la camioneta llamaron al #911. Doyle le dijo al operador: "Me están siguiendo hasta mi casa y las armas ya están fuera".

Luego se escucha "Tengo un camión. Algún maníaco me está siguiendo. Está intentando sacarme de la carretera. Mi arma está cargada y lista".

Al mismo tiempo Candelario González y su mujer, también llamaron al #911. En la llamada de Cathy González se oye a Candelario decir: "Lo vamos a seguir hasta su casa”. A lo que el operador responde: "No, no, no".

Luego se escucha a Candelario González gritar: "Hijo de… ¡tiene un arma! Manden a alguien aquí ahora mismo". A partir de ahí, el tono de Cathy González se torna desesperado: "¡No dispare!".

Y posteriormente se oyen cinco disparos.

González, de 44 años, murió en el sitio. "¡Acaba de disparar a mi esposo!", exclama Cathy Gonzalez. "No sé cuántas veces lo alcanzó, pero disparó varias veces. ¡El tipo siguió disparando! ¡Oh dios mío, ha matado a mi esposo!".

Después vuelve a pedir ayuda: "El hijo de… me está haciendo salir de la camioneta con mi hija. Tienen que ayudarme, por favor".

El operador responde: "Los agentes llegarán tan pronto como puedan. Haga lo que le pida".

El capitán de la policía David DeCarlo indicó que Doyle dijo temer por la seguridad de su esposa pero que la llamada al número de emergencias no respalda ese alegato.

"Entre las pruebas que encontramos en el sitio, junto con las llamadas al 911, tenemos claro que el señor Doyle fue el agresor", dijo.

Doyle cuenta con un permiso para llevar un arma escondida, que lo autoriza a llevar un arma cargada en el vehículo.

El hombre está acusado de homicidio en segundo grado y ataque agravado con un arma mortal. Sin embargo, el viernes salió de la cárcel después de que se pagara la fianza de US$60.000.

Ahora tiene que justificar por qué retuvo a la familia de González a punta de pistola mientras llegaban las fuerzas de seguridad.



Mortal incidente vial por un conductor imprudente en Florida