Cabizbajo “el Chapo” tras las rejas

El periodista Carlos Loret de Mola publicó esta foto confirmando que se trata de "el Chapo."

Vecinos del Altiplano hablan de la posibilidad de una tercera fuga

(ENTRAVISION).- Con grilletes en los tobillos y la cabeza agachada, en una celda que deja todo al descubierto, hasta el escusado, apareció el narcotraficante Joaquín, “el Chapo” Guzmán, en la primera fotografía que se publica de él en prisión, dada a conocer el domingo por el periodista Carlos Loret de Mola.

Él informó que el hombre que aparece con las manos cruzadas a la espalda es el famoso capo en una de las celdas de la prisión de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, de donde se fugó en julio de 2015.

En su primer semana de vuelta a la cárcel fue cambiado de celda al menos siete veces y las autoridades informaron al periódico El Universal que pretenden trasladarlo unas 30 veces, entre otras medidas para evitar un nuevo escape.

Está rodeado de agentes federales que cambian de turno cada dos horas y portan cámaras en sus cascos. También por perros entrenados para reconocer y detectar su olor.

El Comisionado Nacional de Seguridad en México, Renato Sales confirmó a Radio Fórmula que el narcotraficante no tiene privilegios, ni siquiera los que gozaba en su anterior estancia tras las rejas. Además dijo que se molestó cuando le cortaron el pelo.

TEMEN NUEVA FUGA

Afuera de la prisión se llevan a cabo trabajos de remoción de tierra para instalar una tubería subterránea de agua. Esto ha causado especulación entre los residentes vecinos de la prisión que temen que el capo pudiera escaparse otra vez “Si ya lo hizo dos veces, lo puede hacer una tercera vez,” dice un testigo.

Las autoridades descartan el riesgo, pues los trabajadores informaron que la presión del agua es tan alta que si “el Chapo” entrara ahí se ahogaría en segundos. Sin embargo el área está vigilada por agentes.

También custodian la salida del túnel por donde escapó en julio, pues no ha sido bloqueado, aunque informan que esta vez fue internado en el segundo piso para evitar riesgos.

Precisamente hoy 19 de enero se cumplen 15 años de su primera fuga. En 2001, Joaquín Guzmán Loera se escapó del penal Federal de Puente Grande, Jalisco, escondido en un carrito de lavandería. Entonces permaneció prófugo por 13 años hasta que lo atraparon en 2014 y lo internaron por primera vez en el Altiplano.

 

 



Cabizbajo “el Chapo” tras las rejas

Vecinos del Altiplano hablan de la posibilidad de una tercera fuga