Hombre se suicidó tras diagnóstico erróneo de Alzheimer

Varias demandas aseguran que la Toledo Clinic dio noticias similares a más de 50 personas, quienes no padecían la enfermedad

(NOTICIAS YA).- Una clínica de Ohio, la cual ya ha sido cerrada, diagnosticó erróneamente con Alzheimer a más de 50 personas, resultando en decenas de tratamientos innecesarios y al menos un suicidio.

De acuerdo con New York Daily News, varias demandas interpuestas en el Condado de Lucas aseguran que la directora del Toledo Clinic Cognitive Center, Sherry-Ann Jenkins, no contaba con las licencias necesarias pero atendía y diagnosticaba pacientes.

La mujer presuntamente utilizaba el apellido y títulos de su esposo, el doctor Oliver Jenkins, para autorizar exámenes y tratamientos, así como para cobrar por sus servicios. Las querellas aseguran también que la Toledo Clinic, responsable del centro, actuó en complicidad con Jenkins, sabiendo que no estaba capacitada.

Gary Taynor, un veterano de la Fuerza Aérea, fue diagnosticado con Alzheimer por Jenkins. Poco después, en enero de 2016, se suicidó, dejando atrás a su esposa, hijos y nietos.

El hombre no padecía la enfermedad; sin embargo, nadie en la clínica le dio razones para creer que el diagnóstico había sido erróneo.

Varios de los demandantes aseguran que contemplaron o se prepararon para el suicidio tras ser diagnosticados, incluyendo Shawn Blazsek, quien incluso preparó una dosis de pastillas para dormir para cuando fuera necesario.

Jenkins posee un doctorado en Ciencias Fisiológicas, pero no tiene licencia médica de ningún tipo, algo que no le impidió presentarse como médico y psicóloga, además de promover tratamientos naturales y holísticos, incluyendo aceite de coco.

Las demandas aseguran que los neurólogos de la clínica interpusieron quejas ante la Junta Directiva acerca de la incompetencia de Jenkins, pero fueron ordenados a aprobar sus tratamientos.

El lugar anunció a través de cartas su clausura en febrero de 2016, sin dar razones, y tampoco explicaron la situación de Jenkins ni recomendaron obtener otros diagnósticos, aunque sí entregaron algunos reembolsos.

Las demandas exigen al menos un millón de dólares como compensación para cada demandante.

La Toledo Clinic no ha comentado al respecto ni se han anunciado cargos contra los Jenkins.

Hombre se suicidó tras diagnóstico erróneo de Alzheimer

Varias demandas aseguran que la Toledo Clinic dio noticias similares a más de 50 personas, quienes no padecían la enfermedad