Por este motivo es que pacientes recuperados de COVID-19 sufren “niebla mental”

El estudio contó con la participación de 32 adultos recuperados de COVID-19 y que no requirieron hospitalización

Pixabay

(NOTICIAS YA).- Cada vez es más común ver reportes de casos de “niebla mental” entre pacientes recuperados de COVID-19, incluso cuando se trató de infecciones leves, y ahora un estudio arroja luz sobre los potenciales motivos de esta secuela. 

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco, la “niebla mental” puede ser el resultado de cómo el virus altera el líquido cefalorraquídeo de una persona, al igual que otras enfermedades que atacan el cerebro.

El líquido cefalorraquídeo ayuda a proteger al sistema nervioso evitando lesiones del cerebro y la médula espinal. Además, elimina los productos de desecho del cerebro y ayuda a que el sistema nervioso central funcione correctamente, de acuerdo con MedlinePlus.

LEE: 22 países son incluidos en lista de viajes con mayor riesgo por COVID-19 de los CDC

El estudio descubrió que algunos pacientes que desarrollaron síntomas cognitivos después de un caso leve de COVID-19 tuvieron anomalías en su líquido cefalorraquídeo, similar a las que aparecen en personas con Alzheimer. 

Los especialistas confían que se trata del primer paso para entender los efectos del virus de la pandemia en el cerebro humano.

“Se manifiestan como problemas para recordar eventos recientes, inventar nombres o palabras, mantenerse concentrado y problemas para retener y manipular información, así como una velocidad de procesamiento más lenta”, explicó la autora principal del estudio, Joanna Hellmuth, de acuerdo con WATE

LEE: Ya está funcionando la página web para pedir pruebas COVID-19 a domicilio

El estudio contó con la participación de 32 adultos recuperados de COVID-19 y que no requirieron hospitalización. 17 de ellos, incluidos 13 con síntomas de “niebla cerebral”, permitieron que su líquido cefalorraquídeo fuera analizado.

Los científicos extrajeron los fluidos de la parte inferior de la espalda, aproximadamente unos 10 meses después de los primeros síntomas de COVID de cada paciente.

Las pruebas mostraron que 10 de los 13 participantes con síntomas cognitivos tenían anomalías en su líquido cefalorraquídeo. Los otros cuatro participantes no presentaban síntomas de “niebla mental” y no mostraron anomalías de ningún tipo. 

LEE: Así es como puede obtener pruebas caseras gratuitas de Covid-19

La edad promedio de los participantes que experimentaron problemas cognitivos fue de 48 años y tenían un promedio de 2,5 factores de riesgo cognitivo, como diabetes o presión arterial alta.

La “niebla mental” parece ser común entre los pacientes recuperados de COVID-19. Otro estudio reciente realizado en una clínica post-COVID en Nueva York, encontró que un 67 por ciento de 156 pacientes recuperados experimentaron algún tipo de confusión mental.



Por este motivo es que pacientes recuperados de COVID-19 sufren “niebla mental”

El estudio contó con la participación de 32 adultos recuperados de COVID-19 y que no requirieron hospitalización