4 claves para accesos a los seguros médicos

  Estados Unidos ofrece uno de los servicios médicos y hospitalarios más avanzados del mundo, pero a la vez de los más costosos, puesto que no cuenta con un sistema de seguridad social que incluya a todos sus residentes. Si vives allí es fundamental que contrates algún tipo de póliza de seguros que te proteja […]

4 claves para accesos a los seguros médicos

 

Estados Unidos ofrece uno de los servicios médicos y hospitalarios más avanzados del mundo, pero a la vez de los más costosos, puesto que no cuenta con un sistema de seguridad social que incluya a todos sus residentes. Si vives allí es fundamental que contrates algún tipo de póliza de seguros que te proteja en caso de que necesites asistencia médica, pues te resultaría muy difícil, casi imposible, pagarla de tu propio bolsillo. A continuación te señalamos qué opciones tienes y dónde obtener mayor información al respecto.

 

Pólizas de empresas

Un considerable número de empleadores ofrece a sus trabajadores una póliza colectiva médica. Por ello, si tú o algún miembro de tu familia tiene un empleo, es conveniente que consultes en el departamento de recursos humanos si la empresa posee alguno de estos planes, a quiénes cubre (si sólo al trabajador o también a sus familiares), qué beneficios incluye y hasta qué montos. Adicionalmente, ten en cuenta que existe un programa estatal conocido por las siglas COBRA, que permite extender la cobertura del seguro médico de empresa si pierdes el empleo, y hasta por un máximo de 36 meses. En algunos casos, el extrabajador debe correr con los gastos de la póliza. De nuevo, deberás consultar con tu empleador para tener en claro estos detalles.

 

Seguro privado

Si tu patrono no tiene contratada una póliza de seguros médicos, o estás en alguna otra situación (ya sea que eres empleado por cuenta propia, estudiante o sencillamente no trabajas), lo adecuado es que contrates un seguro privado. Hasta ahora ésta ha sido la opción que han utilizado la mayoría de los residentes en los Estados Unidos. Sin embargo, tradicionalmente resultaba costoso y las aseguradoras no querían contratar a determinado grupo de personas por los riesgos, o excluían abusivamente muchos beneficios. Esto resultó en que un porcentaje importante de la población no contara con ningún tipo de protección en caso de accidente o enfermedad.

 

Obamacare

Por ese motivo, se promulgó recientemente la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act), conocida popularmente como la Obamacare. Esta legislación estableció un Mercado de Seguros Médicos que, por un lado, te ofrece información completa sobre qué pólizas te convendría más contratar de acuerdo con tu perfil, y por otro, regula el contrato de seguros médicos, lo que elimina una serie de restricciones y cláusulas abusivas, y extiende la cobertura obligatoria. De esta forma, el gobierno busca que todos puedan acceder a un seguro médico, aunque cuenten con pocos recursos y sean considerados clientes de alto riesgo. Ten en cuenta que para ser beneficiario de la ley tienes que vivir en los Estados Unidos y ser ciudadano americano o residente legal. No es necesario, sin embargo, que seas trabajador. Así, si cuentas con el estatus de estudiante o de asilado o refugiado, por ejemplo, puedes acceder al Mercado de Seguros Médicos sin problemas. Para ello, debes inscribirte en el programa dentro de unos plazos determinados. De hecho, la inscripción es obligatoria si no cuentas ya con algún tipo de seguro médico, ya sea privado (de empresas o particular) o público (Medicaid o Medicare). Puedes encontrar información completa del Obamacare en el teléfono 1-800-318-2596.

 

Seguros públicos

Adicionalmente, un importante número de estadounidenses cuenta con un seguro médico patrocinado por el Estado. Uno de ellos es Medicare, pensado tanto para los mayores de 65 años como para personas discapacitadas, debido a graves problemas de salud. Se financia con un impuesto equivalente al 2,9% de tu sueldo neto (la mitad de ese porcentaje pagado por ti y la otra mitad por tu empleador) y cubre la mayoría de los servicios de salud (incluyendo hospitalización y medicinas). A su vez, Medicaid es un seguro para proteger a las personas de muy bajos recursos, cuyos ingresos individuales o familiares estén por debajo de determinados umbrales que se ajustan anualmente. Es administrado por los estados, no por el gobierno federal. Cabe mencionar el programa conocido por las siglas CHILD, que protege a los niños cuyas familias tienen ingresos que exceden el límite del Medicaid, pero que siguen siendo consideradas pobres. Por último, es conveniente resaltar que todos los seguros cubren tanto maternidad como asistencia neonatal, dos elementos importantes si planeas ser madre próximamente. Por otro lado, para contratarlos debes ser ciudadana estadounidense o residente legal. Si eres inmigrante ilegal, para recibir atención médica sin costo tendrías que acudir a un centro de salud comunitaria o al servicio de emergencias de un hospital, siempre y cuando tu padecimiento requiera realmente una atención que califique como de este tipo, entre las cuales se incluye la asistencia para el parto. Asimismo, si no vives en los Estados Unidos pero piensas viajar próximamente, es recomendable que contrates un seguro de viaje o que constates que tus pólizas actuales cubrirían tus gastos médicos fuera de tu país de origen.

 

Recursos

Información sobre el Mercado de Seguros médicos

Guía rápida del Mercado de Seguros médicos

Medicare



4 claves para accesos a los seguros médicos