patrulla incendio
(Foto: Jim Vondruska/NurPhoto via Getty Images)
patrulla incendio
(Foto: Jim Vondruska/NurPhoto via Getty Images)

¿Cómo se propagan las protestas y por qué unas se tornan violentas?

Entender la forma en que se desarrollan algunas manifestaciones es un tema complejo

(NOTICIAS YA).- A más de una semana del asesinato de George Floyd, un hombre afroamericano desarmado, por parte de cuatro oficiales de policía en Minneapolis, las protestas no descansan.

Se han implementado toques de queda en varias ciudades luego de que diversas manifestaciones, la mayoría de las cuales surgieron y se mantuvieron pacíficas, se tornaran violentas, con patrullas incendiadas, vandalismo y saqueos.

LEE: Trump amenaza con usar fuerza militar contra manifestantes

Aunque se cree que los incidentes violentos son motivados en gran parte por personas blancas o incluso la misma policía, 5 mil elementos de la Guardia Nacional han sido enviados a 15 estados y la capital del país para intimidar y violentar a los manifestantes, incluso los pacíficos.

Helier Cheung realizó un extenso reporte para BBC News que intenta explicar cómo las protestas se propagan tan rápidamente y por qué algunas se tornan violentas. Aquí te presentamos algunos de sus hallazgos.

LEE: Extremistas blancos provocan caos en protestas, denuncian funcionarios

Las protestas crecen cuando se comparte una identidad: Clifford Stott, experto en comportamiento de las multitudes en la Universidad Keele, considera que los incidentes como el asesinato de George Floyd “pueden ser un detonante porque simbolizan una experiencia más amplia, entre grupos más grandes de personas, sobre la relación entre la policía y la comunidad negra”.

Stott estudió a detalle los disturbios de 2011 en Inglaterra, y dijo que estos se esparcieron porque los manifestantes en distintas ciudades se identificaron unos con otros, ya sea por su origen étnico o por su rechazo a la policía.

Asimismo, indicó que las confrontaciones son todavía más probables si se perciben inequidades estructurales.

 

La respuesta de la policía es clave: Expertos como Stott coinciden en que las protestas violentas son menos probables si la policía tiene una buena relación con una comunidad local. También importa su actuar el día de la manifestación en sí, dijo.

“Los disturbios son producto de las interacciones, y tienen mucho que ver con la naturaleza del trato de la policía a las multitudes”, añadió el académico en el reporte de BBC.

En grupos grandes de manifestantes, las tensiones suelen comenzar entre un pequeño grupo de personas y la policía. Los agentes, sin embargo, suelen responder de la misma forma al grupo completo. Si la gente siente que la policía está abusando de su fuerza, eso también exacerba la mentalidad de “nosotros contra ellos”.

Stott dijo que esto además puede cambiar cómo alguien se siente respecto al uso de violencia, y empezar a considerarla una forma válida de protestar dadas las circunstancias.

Por otra parte, Darnell Hunt, de UCLA, cree que las fuerzas estadounidenses aumentaron su agresividad este fin de semana, en el que desplegaron a miles de agentes de la Guardia Nacional e hirieron a manifestantes con balas de goma, gas pimienta y gas lacrimógeno.

Hunt destacó que este patrón se ha encontrado en otras protestas alrededor del mundo, en las que las tácticas de la policía solo indignaron más a los manifestantes.

Stott explicó que los departamentos de policía que invierten en capacitaciones para reducir tensiones son también los más propensos a evitar incidentes violentos

También destacó varias movilizaciones que se realizaron el fin de semana pasado en Estados Unidos, como la de Camden, Nueva Jersey, en las que los oficiales de policía marcharon junto a la gente y lograron mantener la paz.

 

Todo depende de lo que esté en riesgo: Cuando vemos algo que reconocemos como inmoral, crea sentimientos muy fuertes, porque sentimos que nuestro entendimiento de lo que es moral debe ser protegido”, explicó al respecto Marloon Moojiman, catedrático de conducta organizacional en la Universidad Rice.

Esto puede sobreponerse a otras preocupaciones que tiene la gente sobre conservar la paz”, dijo, ya que “si piensas que el sistema no funciona, vas a querer hacer algo drástico para mostrar que no es aceptable”.

El texto original indica que algunas investigaciones respaldan la teoría de que las redes sociales también hacen que la gente sea más susceptible a apoyar la violencia si sus contactos comparten su ideología.

VIDEO: Arrestan a más de 4,400 en protestas por muerte de George Floyd

No estamos entendiendo los saqueos y vandalismo: Stott advierte que es común pensar en que los disturbios son irracionales y caóticos, pero que realmente tienen una estructura y un significado para los que participan.

“Hasta cierto punto, los saqueos son una expresión de poder. Los ciudadanos negros que se sienten sin poder en relación con la policía, en el contexto de un disturbio se vuelven momentáneamente más poderosos que la policía”, explicó.

El académico indicó que estudios anteriores han demostrado que los lugares que son saqueados suelen estar vinculados a empresas grandes, y que los saqueos “seguido se relacionan con el sentido de inequidad relacionado con la vida en las economías capitalistas”.

Stott añadió que, durante los disturbios en contra de la violencia racial en Los Ángeles en los 90, marcaban los negocios cuyos dueños pertenecían a minorías para que no los dañasen.

Sin embargo, tanto Stott como Hunt indicaron que los saqueos son complicados, especialmente cuando participan personas con motivaciones distintas, como la pobreza o el crimen organizado.

En las protestas de Hong Kong, por ejemplo, los manifestantes quebraron ventanas de tiendas y lanzaron bombas molotov a la policía, pero no hubo saqueos. Todo depende del motivo de la protesta.

Dichas manifestaciones fueron motivadas por decisiones políticas y enojo con la policía, en lugar de la discriminación y la falta de igualdad social, expuso Lawrence Ho, de la Education University of Hong Kong.

 

La policía tiene que cooperar: Los expertos coinciden en que es clave que la policía pueda ser vista como legítima y capaz de mantener un diálogo con los manifestantes. Ho considera que la negociación es muy importante, aunque admite que actualmente se dificulta porque muchas protestas no tienen un líder. “Si no encuentras al líder, no puedes negociar con ellos”, dijo.

Los políticos pueden mejorar o empeorar la situación dependiendo de su apertura al diálogo y a aprobar leyes de emergencia.

En resumen, los disturbios pueden ser síntomas de tensiones añejas y problemas complicados sin una solución fácil. Los que se han presentado esta semana han sido los más fuertes desde 1968, cuando Martin Luther King Jr. fue asesinado.

El caso de George Floyd no fue la causa, fue la gota que derramó el vaso. Incluso podrías decir que los asesinatos por parte de la policía son síntomas. Las causas son la supremacía blanca, el racismo y otras cosas con las que Estados Unidos no ha lidiado propiamente”, concluyó Hunt.

 







Las Más Leídas

Las Más Leídas

Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui