duvet
(Foto: Amazon, vía CNN Wire)
duvet
(Foto: Amazon, vía CNN Wire)

El misterio del cobertor de plumas que casi mata a su dueño

Martin Taylor desarrolló una terrible enfermedad respiratoria y nunca se imaginó que compartía la cama con el culpable

(NOTICIAS YA).- Los síntomas aparecieron rápidamente. Primero fue difícil respirar, luego los mareos causados ​​por cualquier esfuerzo.

“Dos meses después del inicio de los síntomas, no podía pararme o caminar durante más de unos minutos a la vez sin sentir que me iba a desmayar”, escribió Martin Taylor, de 43 años, en un estudio publicado el lunes en la revista BMJ.

“Subir a dormir era una actividad de 30 minutos, ya que solo podía soportar dos escalones a la vez y luego necesitaba sentarme y descansar”, agregó el originario de Aberdeenshire, Escocia.

Cuatro médicos no lograron encontrar la causa, lo que fue “extremadamente angustiante”, escribió Taylor, quien nunca había fumado. Su salud se vino abajo, lo que lo obligó a quedarse en casa y pasar la mayor parte de sus días y noches dormido.

Taylor no sabía que padecía neumonitis por hipersensibilidad, una enfermedad en la que los pulmones se inflaman como resultado de una reacción alérgica. Detectada a tiempo, la enfermedad es fácilmente tratable. Sin diagnosticarse, sin embargo, puede provocar cicatrices pulmonares permanentes e incluso la muerte.

LEE: Madre advierte sobre empaques tras muerte de su hija alérgica

Al principio, Taylor recibió tratamiento para una infección de las vías respiratorias superiores, pero su salud continuó disminuyendo en los siguientes tres meses. Luego, un radiólogo consideró que una radiografía de sus pulmones lucía normal.

Preocupado, su médico de cabecera llamó a una clínica de urgencias respiratorias y habló con el doctor Owen John Dempsey.

“Su médico general fue muy astuto al no aceptar el resultado de la radiografía de tórax”, dijo Dempsey, agregando que puede ser difícil diagnosticar la neumonitis por hipersensibilidad porque los cambios a menudo son sutiles. “Creo que el radiólogo pudo haber pensado que era solo una radiografía ligeramente subexpuesta”, dijo Dempsey.

“Parecía muy sin aliento, después de haber caminado de una habitación de su casa a la otra”, dijo Dempsey. “Muy anormal para un hombre tan joven. Estaba claro que el paciente tenía dificultad respiratoria progresiva y realmente incapacitante, que ahora interfiere con las actividades de su vida diaria”.

Llegar al diagnóstico fue “un poco como un rompecabezas”, explicó Dempsey. Una de las primeras pistas fue el análisis de sangre de Taylor, que mostró que su sistema inmunológico estaba expuesto a la proteína aviar. Sin embargo, Taylor le dijo a Dempsey que no poseía ningún pájaro, solo un gato y un perro.

Dempsey se sumergió más profundamente: Taylor vivía en una casa cálida y seca con su esposa. No había viajado al extranjero. No tenía antecedentes de drogas. Trabajó en una oficina sin exposiciones evidentes.

“Nos pagan para ser curiosos”, dijo Dempsey. “El peligro es que no pedimos lo suficiente y asumimos que las enfermedades son ‘idiopáticas’ o inexplicables. Si es así… nuestros pacientes son sometidos a pruebas o tratamientos innecesarios”.

LEE: Alertan por más de 800 casos de lesión pulmonar y 12 muertes por vapear

Finalmente, las preguntas de Dempsey obtuvieron una respuesta: la pareja había reemplazado recientemente su ropa de cama sintética con un edredón y almohadas de plumas. Taylor había desarrollado una enfermedad pulmonar debido a estas.

Los síntomas pueden incluir desde tos sibilante, secreción nasal e irritación ocular hasta asma y complicaciones más graves como la de Taylor. Las personas con alergias corren mayor riesgo cuando limpian las jaulas de pájaros, y durante la época del año en que las aves mudan y arrojan sus plumas.

Esta enfermedad es difícil de diagnosticar debido a su rareza y a la gran variedad de síntomas.

El inicio de los síntomas después de la exposición a nuevos edredones o almohadas de plumas puede variar entre tres semanas y cinco años. La dificultad para respirar puede aumentar con el tiempo, y el paciente puede tener sudores nocturnos, tos seca, pérdida de peso y fiebre. La condición a menudo se diagnostica erróneamente si la persona informa que no hay pájaros en el hogar, y muchos médicos no piensan en preguntar sobre la ropa de cama.

“La mayoría de los médicos, en mi experiencia, no piden ese nivel de detalle”, dijo Dempsey, y agregó que los médicos siempre deben preguntar sobre las exposiciones en el hogar, incluida la ropa de cama, moho, el calor y la sequedad del hogar o cualquier pasatiempo inusual.

El reconocimiento temprano de la exposición al antígeno aviar y la eliminación de la ropa de cama u otro irritante es fundamental para la recuperación de los pacientes, enfatizó Dempsey.

LEE: CDC advierte sobre peligroso virus respiratorio que afecta a los niños

Si bien los estudios no siempre han respaldado el uso de esteroides, en esta situación tuvieron éxito, especialmente porque Taylor también eliminó la ropa de cama de plumas.

“Los esteroides que se recetaron después del diagnóstico… tuvieron un efecto transformador en dos días”, escribió Taylor. “El curso de los esteroides continuó durante 12 meses, con una reducción gradual de la dosis con el tiempo. Afortunadamente, pude detenerlos por completo”.

No he tenido mareos desde que me recuperé. No me afecta en absoluto ahora y mi vida es más o menos como antes”.

*Con información de CNN

 

VIDEO RELACIONADO:







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui