Terapias de conversión ahora son un delito en Ciudad de México
Thinkstock
Terapias de conversión ahora son un delito en Ciudad de México
Thinkstock

Terapias de conversión ahora son un delito en Ciudad de México

(NOTICIAS YA).- 25/Julio/2020

La Ciudad de México (CDMX) dio paso histórico en el camino a proteger los derechos de la comunidad LGBTQ+, tipificando a los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG) como delitos. 

LEE: Corte Suprema dice que la ley protege a trabajadores LGBTQ

Los ECOSIG, o terapias de conversión, ya habían sido prohibidos el 10 de julio por las Comisiones Unidas de Administración y Procuración de Justicia de Igualdad de Género. 

Ahora, con 49 votos a favor, 9 en contra y 5 abstenciones, el Pleno del Congreso de CDMX aprobó modificar el Código Penal para tipificar los ECOSIG como delito, pues estos atentan “contra el libre desarrollo de la personalidad e identidad sexual”

La iniciativa fue presentada por el diputado de Morena, Temístocles Villanueva, en 2018. Este año, la propuesta fue discutida y aprobada por las Comisiones Unidas, pero hacía falta el voto del Pleno del Congreso. 

Esta nueva reforma al artículo 206 bis del Código Penal Local, sanciona los tratamientos o los esfuerzos que atenten contra la libre autodeterminación de orientación e identidad de las personas.

Aquellos que quebranten esta ley podrían recibir de 2 a 5 años de prisión y de 50 a 100 horas de trabajo comunitario. Esto incluye a culaquiera que obligue a otro a tomar cualquier tipo de terapia de conversión.

LEE: Alumnos protestan por maestros forzados a renunciar por ser gay

Sesiones psicológicas, psiquiátricas, métodos o tratamientos con la aplicación de violencia física, moral, psicoemocional, con tratos crueles, inhumanos o degradantes en contra de la dignidad humana”, establece la ley. 

Las terapias de conversión, además de ineficientes considerando que la orientación e identidad de género no es una elección, han sido responsables de suicidios y problemas emocionales entre la comunidad LGBTQ+.

“Se entenderá también como tortura y se sancionará con las penas previstas en el presente artículo, a quien obligue o aplique sobre una persona métodos tendientes a anular e libre desarrollo de la personalidad, orientación sexual, identidad y expresión de género de la víctima o a diminuir su capacidad física o mental, aunque no cause dolor físico o angustia psicológica”, dice el artículo. 

Las terapias de conversión no son un método aceptado por la comunidad científica y ningún sistema de salud moderno las considera aceptables. Su uso sólo es una forma de discriminación y opresión a la comunidad LGBTQ+.

LEE: Nickelodeon confirma de Bob Esponja es parte de la comunidad LGBTQ







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui