Primero la marihuana, ahora revisarán uso del peyote
En la discusión podrán revisar hasta dónde puede llegar el gobierno mexicano para regular las concesiones de registro a asociaciones religiosas.
Primero la marihuana, ahora revisarán uso del peyote
En la discusión podrán revisar hasta dónde puede llegar el gobierno mexicano para regular las concesiones de registro a asociaciones religiosas.

Primero la marihuana, ahora revisarán uso del peyote

Por medio de este amparo la Iglesia Nativa Americana de México busca revertir la decisión de la Secretaría de Gobernación de negarles un reconocimiento oficial como Asociación Religiosa, debido a los rituales en donde consumen peyote.

(ENTRAVISION).- La Suprema Corte de Justicia de México admitió discutir un amparo relacionado con el consumo del peyote religioso, solo un día después de que concedieran el recurso a cuatro personas para el cultivo y consumo de la marihuana en usos lúdicos y recreativos.

Por medio de este amparo la Iglesia Nativa Americana de México busca revertir la decisión de la Secretaría de Gobernación de negarles un reconocimiento oficial como  Asociación Religiosa, debido a los rituales en donde consumen peyote.

Pero como al conceder el amparo relacionado a la marihuana, la Corte consideró que la prohibición del consumo de drogas es inconstitucional, los quejosos buscan obtener un amparo que les permita el libre uso del peyote en los rituales que practican.

La propuesta fue interpuesta por el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y aprobada de manera unánime por el resto de los miembros, en la discusión podrán revisar hasta dónde puede llegar el gobierno mexicano para regular las concesiones de registro a asociaciones religiosas.

Al igual que en el amparo solicitado para la marihuana, el grupo religioso solicitan que se declare inconstitucional el artículo 245, fracción 1 de la Ley General de Salud, que prohíbe el uso dela mescalina, una sustancia del peyote.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui