E-mails confirman que Michigan ignoró la crisis del agua en Flint
Los reportes de mal olor y color raro fueron ignorados durante meses
E-mails confirman que Michigan ignoró la crisis del agua en Flint
Los reportes de mal olor y color raro fueron ignorados durante meses

E-mails confirman que Michigan ignoró la crisis del agua en Flint

El gobernador reveló los correos electrónicos con cientos de reportes sobre la contaminación del agua con plomo

(ENTRAVISION).- El gobernador de Michigan, Rick Snyder, recibió quejas durante meses sobre el envenenamiento con plomo del agua potable, pero su personal los descartó hasta que fue inevitable atenderlos. Así lo revelan 274 correos electrónicos que fueron publicados por el funcionario el miércoles.

Poco después de que el gobierno local cambiara el suministro de agua al Río Flint en abril del 2014, los funcionarios aplaudían la medida que reduciría costos, pero los ciudadanos reportaban el mal olor del agua, un color raro y efectos en la salud.

Incluso llevaban contenedores de agua turbia a eventos oficiales, pero no fueron atendidos.

Esos reportes se descartaban y se tildaban como hechos por “grupos antitodo”, “pelotas políticas” y hasta ignoraron el informe de un pediatra preocupado por la situación, lo que deja al descubierto cómo desatendieron el gran problema de una ciudad donde la mayoría de los residentes son afroamericanos de limitados recursos económicos.

Fue hasta 2015, meses después de las quejas, que funcionarios estatales finalmente admitieron lo que los críticos habían insistido: que Flint está en una emergencia mayor de salud pública que causó la intoxicación con plomo en la sangre de 30 mil personas por la contaminación del agua potable.

Apenas el martes, en su informe de Estado, Snyder pidió disculpas, reconoció que falló y se comprometió a invertir 28 millones de dólares para mejorar la situación.

Ese día el gobernador ofreció que habría mayor transparencia sobre el caso, que ya generó demandas colectivas y en ese tenor hizo públicos los correos que confirman el mal manejo que se dio a la emergencia por parte de los empleados del gobierno estatal.

La ley de registros públicos de Michigan no obliga al gobernador a que haga públicos sus correos, pero lo hizo luego de recibir mucha presión por ciudadanos y medios de comunicación.

A principuos del 2015 las autoridades sostuvieron que hicieron análisis y que era seguro beberla del grifo.

Fue en octubre, cuando aparecieron las primeras pistas de que algo andaba realmente mal; las autoridades de Calidad Ambiental recomendaron hervir el agua y después se confirmó la presencia de plomo y el estado de emergencia, en el que aún se encuentran, mientras la Guardia Nacional les reparte botellas de agua.

La alcaldesa de Flint, Karen Weaver, dijo el miércoles que si Flint hubiera sido un pueblo de blancos, nunca los hubieran ignorado.




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui