Imperial Beach busca apoyo económico para proteger sus playas

(NOTICIAS YA).- Líderes políticos de Imperial Beach piden a los gobiernos de México y Estados Unidos que busquen una solución binacional para controlar la contaminación proveniente del Río Tijuana. Serge Dedina, el alcalde de Imperial Beach quiere aprovechar la visita del Presidente Trump a San Diego para hacer un llamado. “En los últimos 10 dias […]

(NOTICIAS YA).-

Líderes políticos de Imperial Beach piden a los gobiernos de México y Estados Unidos que busquen una solución binacional para controlar la contaminación proveniente del Río Tijuana. Serge Dedina, el alcalde de Imperial Beach quiere aprovechar la visita del Presidente Trump a San Diego para hacer un llamado.

“En los últimos 10 dias tuvimos más de 100 millones de galones de aguas negras que se llegaron al Río Tijuana,” dijo Dedina. “La parte sur de la playa de Imperial Beach está contaminada, la playa de nosotros estaba contaminada.”  

Roberto Espinoza es el Director de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en Tijuana explicó que con el cambio de gobierno estatal se han demorado los planes a futuro para solucionar este problema.   

“Se está generando una serie de descargas de aguas residuales por el cauce del Río Tijuana derivadas de una situación adversa que está presentando una de las instalaciones de la Comisión Estatal De Servicios Públicos de Tijuana que es la planta de bombeo CILA,” agregó Espinoza. 

La planta de bombeo lleva más de 25 años operando y requiere una actualización de manera urgente.

“Es la encargada de capturar y reincorporar los flujos que van por el cauce del río hacia el sistema sanitario de la ciudad de Tijuana y actualmente está teniendo una serie de complicaciones su operación derivadas de una necesidad de actualizar y mejorar las instalaciones existentes,” dijo Espinoza.

Mientras tanto las afectaciones son palpables en el ámbito económico, ambiental y de salud pública. En enero del 2019 se registró el flujo de casi 650 millones de galones de agua provenientes del Río Tijuana hacia las playas de Imperial Beach. Mientras que en febrero del 2017 se virtieron 143 millones de galones.    

“Agentes de la patrulla fronteriza han resultado heridos por exposición a estos tóxicos,” dijo Paloma Aguirre, la regidora de Imperial Beach. “Los miembros de la militar de la base naval cuando entrenan resultan con infecciones de la piel y de los ojos y gastrointestinales.”

De momento hay personas trabajando de lado de México en una solución a corto plazo.

“Estamos apoyandolo a ellos en la construcción de un bordo provisional en el cauce del Río Tijuana para obligar que estas aguas ingresen al sistema sanitario de la ciudad y aparte estamos atrayendo cada una de las bombas para darle servicio a medida de que estamos operando,” dijo Espinoza. 

Ahora que viene el Presidente Trump a San Diego, líderes locales buscan apoyo económico para un proyecto de infraestructura con un costo de 400 millones de dólares. 

“Lo que necesitamos es que lo que viene del Río Tijuana que sea capturado, desviado, canalizado a esa planta de tratamiento para que ya una vez tratadas se pueda emitir al mar de manera ya limpia,” dijo Aguirre.

El alcalde de Imperial Beach y el alcalde de San Diego, Kevin Faulconer,  van a ir a Washington D.C. la próxima semana para ver si pueden conseguir esos fondos que tanto necesitan.



Imperial Beach busca apoyo económico para proteger sus playas