Exmodelo acusa a Trump de asalto sexual
PL Gould/Images/Getty Images)
Exmodelo acusa a Trump de asalto sexual
PL Gould/Images/Getty Images)

Exmodelo acusa a Trump de asalto sexual

Amy Dorris alegó que Trump la agredió sexualmente en el torneo de tenis del Abierto de Estados Unidos en Nueva York en 1997.

(POLÍTICA YA). – Una exmodelo presentó nuevas acusaciones de asalto sexual contra el presidente Donald Trump.

COLUMNISTA ES LA MUJER #16 EN ACUSAR A TRUMP DE ABUSO SEXUAL

Amy Dorris alegó en una nueva entrevista que Trump la agredió sexualmente en el torneo de tenis del Abierto de Estados Unidos en Nueva York en 1997, al forzar su la lengua por la garganta de ella y tocarle el cuerpo.

“Él simplemente empujó su lengua por mi garganta y yo lo estaba empujando. Y entonces fue cuando su agarre se hizo más fuerte y sus manos estaban muy a tientas y por todo mi trasero, mis senos, mi espalda, todo”, dijo Dorris en una entrevista, publicada este el jueves en el periódico The Guardian.

Dorris, que tenía 24 años en ese momento, asegura que el mandatario la abordó fuera del baño en su palco VIP en el torneo de Nueva York el 5 de septiembre de 1997.

“Estaba en su agarre y no podía salir de él”, dijo la exmodelo. “No sé cómo se dice cuando uno mete la lengua en la garganta de alguien. Pero lo empujé con los dientes. Lo estaba empujando. Y creo que podría haberle lastimado la lengua”.

PRUEBAS Y COMPROBACIONES

A través de sus abogados, Trump negó haber acosado, abusado o comportado indebidamente con Dorris.

Sin embargo Dorris proporcionó a The Guardian pruebas para respaldar su relato de sus encuentros con Trump, incluido su boleto para el US Open y seis fotos que la muestran con el magnate inmobiliario durante varios días en Nueva York.

TRUMP TACHA DE MENTIROSA A UNA DE SUS PRESUNTAS VÍCTIMAS DE ABUSO

Trump tenía 51 años en ese momento y estaba casado con su segunda esposa, Marla Maples.

Su relato también fue corroborado por varias personas a las que confió sobre el incidente. Incluyendo a una amiga en Nueva York y la madre de Dorris, a quienes llamó inmediatamente después del presunto incidente, así como a un terapeuta y amigos con los que habló en los años posteriores.

Todos dijeron que Dorris había compartido con ellos detalles del presunto incidente que coincidían con lo que más tarde le dijo a The Guardian.




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui