Científicos revelan el rostro de un neandertal que vivió hace 75.000 años

(CNN) — Una mujer de unos 40 años fue enterrada en una cueva hace 75.000 años, depositada en un barranco excavado para alojar su cuerpo. Llevaba la mano izquierda enroscada bajo la cabeza y es posible que se colocara una roca detrás de la cabeza a modo de cojín.

Conocida como Shanidar Z, por la cueva del Kurdistán iraquí donde fue encontrada en 2018, la mujer era neandertal, un tipo de humano antiguo que desapareció hace unos 40.000 años.

Los científicos que estudian sus restos han reconstruido minuciosamente su cráneo a partir de 200 fragmentos óseos, un proceso que les llevó nueve meses. Utilizaron los contornos de la cara y el cráneo para reconstruir su aspecto.

La sorprendente recreación aparece en el nuevo documental «Secrets of the Neanderthals» (Secretos de los neandertales), producido por la BBC para Netflix y disponible en streaming desde este jueves.

Investigadores desenterraron el cráneo utilizado en la reconstrucción en 2018. Los análisis posteriores revelaron que pertenecía a una mujer neandertal, que tendría unos 40 años cuando murió. (Crédito: Jamie Simonds/BBC Studios)

Con crestas pronunciadas en las cejas y sin barbilla, los cráneos de los neandertales tienen un aspecto diferente al de los de nuestra especie, el Homo sapiens, explica la Dra. Emma Pomeroy, paleoantropóloga y profesora asociada del departamento de arqueología de la Universidad de Cambridge que desenterró el esqueleto y aparece en la nueva película. Según Pomeroy, la reconstrucción facial de Shanidar Z sugiere que estas diferencias podrían no haber sido tan marcadas en vida.

«Hay cierta licencia artística, pero en el fondo se trata del cráneo real y de datos reales sobre lo que sabemos de estas personas», explicó.

«En realidad tiene una cara bastante grande para su tamaño», añadió Pomeroy. «Tiene unas crestas de las cejas bastante grandes, que normalmente no veríamos, pero creo que vestida con ropa moderna probablemente no mirarías dos veces».

Los neandertales vivieron en Europa, Oriente Medio y las montañas de Asia Central durante unos 300.000 años, solapándose con los humanos modernos durante unos 30.000 años. El análisis del ADN de humanos actuales ha revelado que, durante este tiempo, neandertales y Homo sapiens se encontraron ocasionalmente y se cruzaron.

Los madrugadores podrían haber heredado de los neandertales un reloj corporal más rápido

FOTO::::::: La cueva de Shanidar, en el Kurdistán iraquí, se excavó por primera vez en la década de 1950. Allí se han encontrado los restos de más de 10 neandertales. (Crédito: Graeme Barker)

Nuevos análisis

Cuando Pomeroy excavó el esqueleto por primera vez, su sexo no era evidente porque solo se conservaba la mitad superior del cuerpo. Carecía de huesos pélvicos. El equipo que estudió inicialmente los restos se basó en una técnica relativamente nueva que consiste en secuenciar las proteínas del interior del esmalte dental para determinar el sexo de Shanidar Z, que se revela por primera vez en el documental.

Los investigadores de las universidades de Cambridge y Liverpool calcularon la estatura del espécimen en 1,5 metros comparando la longitud y el diámetro de los huesos de sus brazos con datos de humanos modernos. Un análisis del desgaste de dientes y huesos sugirió que tenía unos 40 años en el momento de su muerte.

«Es una estimación razonable, pero no podemos estar seguros al 100%, en realidad, de que no fueran mayores», dijo Pomeroy. «Lo que podemos decir es que se trata de alguien que había vivido una vida relativamente larga. Para esa sociedad, probablemente habrían sido bastante importantes en cuanto a sus conocimientos, su experiencia vital».

Los neandertales cazaban enormes elefantes que antaño deambulaban por el norte de Europa

El cráneo se encontró aplastado y fragmentado en 200 trozos. Reconstruirlo fue un «rompecabezas 3D de alto nivel», dijo Pomeroy. (Crédito: Cortesía de Netflix)

La cueva donde fue enterrada Shanidar Z es bien conocida entre los arqueólogos porque una tumba neandertal descubierta allí en 1960 llevó a los investigadores a creer que los neandertales podían haber enterrado a sus muertos con flores, el primer desafío a la opinión predominante de que los antiguos humanos eran tontos y brutos. Sin embargo, investigaciones posteriores del equipo de Pomeroy han puesto en duda esta teoría.

En su lugar, sospechan que el polen descubierto entre las tumbas podría haber llegado a través de abejas polinizadoras.

A lo largo de los años, los científicos han ido encontrando cada vez más pruebas de la inteligencia, sofisticación y complejidad de los neandertales, como arte, cuerdas y herramientas.

Los neandertales regresaron repetidamente a la cueva de Shanidar para enterrar a sus muertos. En el yacimiento se han desenterrado los restos de 10 neandertales, la mitad de los cuales parecen haber sido enterrados deliberadamente de forma sucesiva, según ha descubierto la investigación.

Puede que los neandertales no honraran a sus muertos con ramos de flores, pero los habitantes de la cueva de Shanidar eran probablemente una especie empática, sugiere la investigación. Por ejemplo, un neandertal macho enterrado allí era sordo y tenía un brazo paralizado y un traumatismo craneoencefálico que probablemente le dejó parcialmente ciego; sin embargo, vivió mucho tiempo, por lo que debió de recibir cuidados, según la investigación.

Según Pomeroy, Shanidar Z es la primera neandertal hallada en la cueva en más de 50 años, pero el yacimiento aún podría deparar más descubrimientos. Durante el rodaje del documental en 2022, Pomeroy descubrió un omóplato izquierdo, algunos huesos costales y una mano derecha pertenecientes a otro neandertal.

«Creo que nuestra interpretación en este momento», dijo, «es que en realidad se trata probablemente de los restos de un solo individuo, que luego ha sido perturbado».

El hallazgo de fósiles de cinco mamuts y herramientas neandertales proporciona un vistazo a la vida en la Edad de Hielo

Los paleoartistas daneses Adrie y Alfons Kennis crearon una reconstrucción facial de la mujer neandertal para el documental. (Crédito: Cortesía Netflix)

Reconstrucción del cráneo

Pomeroy describió la reconstrucción del cráneo de Shanidar Z, que había sido aplastado relativamente poco después de su muerte, como un «rompecabezas 3D de alto nivel». Los huesos fosilizados se endurecieron con una sustancia similar al pegamento, se extrajeron en pequeños bloques de sedimento de la cueva y se envolvieron en papel de aluminio antes de que los investigadores los enviaran a la Universidad de Cambridge para su análisis.

En el laboratorio de Cambridge, los investigadores tomaron micro-TAC de cada bloque y utilizaron los escáneres para guiar la extracción de los fragmentos óseos. La Dra. Lucía López-Polín, colega de Pomeroy y conservadora arqueológica del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (España), reconstruyó a ojo más de 200 trozos de cráneo para devolverles su forma original.

El equipo escaneó e imprimió en 3D el cráneo reconstruido, que constituyó la base de una cabeza reconstruida creada por los paleoartistas daneses Adrie y Alfons Kennis, dos hermanos gemelos que construyeron capas de músculo y piel fabricados para revelar el rostro de Shanidar Z.

Pomeroy dijo que la reconstrucción ayudó a «tender un puente entre la anatomía y 75.000 años de antigüedad».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,