ANÁLISIS | El discurso de Biden sobre el antisemitismo deja en claro que apoya a Israel pese a las tensiones con Netanyahu

(CNN) —  En un momento de crudeza política, en el que Israel bombardea Gaza y la indignación sacude los campus universitarios estadounidenses, el gran discurso de condena del antisemitismo pronunciado el martes por el presidente Joe Biden destaca sobre todo por lo que se dejó en el tintero.

El presidente denunció el odio contra los judíos, que se ha producido en algunas protestas universitarias, reprendió a los extremistas que oscurecen la verdad del Holocausto y dijo de forma conmovedora a los estadounidenses judíos que pertenecen al país, en medio de lo que llamó un «feroz» aumento del antisemitismo que ha dejado a muchos cuestionando su seguridad. «Veo su miedo, su dolor y su sufrimiento. Quiero asegurarles, como su presidente, que no están solos. Pertenecen. Siempre ha sido así, y siempre será así», dijo Biden.

Biden dice que no hay lugar para el antisemitismo en Estados Unidos

El discurso fue seguido de cerca dada la agitación en el Medio Oriente y su sorprendente reacción política en Estados Unidos. Biden podría haber causado ofensas si hubiera sido abiertamente político en un acto en el Capitolio que marcaba uno de los crímenes más crueles de la historia: el genocidio nazi contra los judíos. Pero todo el mundo entendió el contexto. Por tanto, no se olvidará que, al abordar los acontecimientos actuales, Biden se negó a oscilar entre su profundo apoyo a Israel y las críticas de su propio partido por no atemperar el asalto israelí a Gaza.

El presidente no envió ningún mensaje de cautela al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, que parece estar avanzando hacia una ofensiva contra Hamas en Rafah que el gobierno de Biden teme que pueda causar una masacre humana. De hecho, el presidente más proisraelí de los tiempos modernos subrayó el carácter invariable de su apoyo pase lo que pase. «Mi compromiso con la seguridad del pueblo judío, la seguridad de Israel y su derecho a existir como Estado judío independiente es férreo. Incluso cuando estamos en desacuerdo», dijo en un acto del Museo Conmemorativo del Holocausto en el Capitolio.

Biden tampoco hizo muchos esfuerzos por apaciguar la furia entre los demócratas progresistas y los estadounidenses de origen árabe, incluso en el decisivo estado de Michigan, por su apoyo a Israel en su respuesta a los atentados terroristas de Hamas, en los que murieron 1.200 personas en octubre. La guerra de Israel en Gaza ha matado a más de 34.000 palestinos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. La reacción de los críticos demócratas más liberales de Biden a su discurso podría ser importante en medio del creciente temor de algunos en el partido a que la guerra pueda fracturar críticamente su coalición de cara a las elecciones de noviembre.

Tras enfrentarse a manifestantes que coreaban «Joe genocida» en actos de campaña, Biden tampoco hizo ninguna referencia clara al sufrimiento extremo de los gazatíes durante la crisis actual, aunque añadió que su administración trabajaba incansablemente para poner fin al conflicto mediante una iniciativa diplomática en el Medio Oriente.

ANÁLISIS | Biden se enfrenta a una creciente división partidista sobre Israel

Biden adoptó una postura intransigente respecto a las protestas en los campus universitarios. Aunque elogió el derecho a la libertad de expresión como un valor estadounidense fundamental, condenó los casos denunciados en los que algunos estudiantes judíos se han enfrentado a ataques antisemitas. «Destruir la propiedad no es una protesta pacífica. Va contra la ley. No somos un país sin ley. Somos una sociedad civil. Defendemos el Estado de derecho, y nadie debería tener que esconderse o ser valiente por el mero hecho de ser él mismo», afirmó Biden.

Un intento de restablecer la narrativa

El discurso de Biden evocó una época en la que los presidentes trataban de dirigirse a la nación para restablecer un debate controvertido y controlar la narrativa en un momento políticamente delicado. Es cuestionable que esto sea posible en la agitada era de las redes sociales. Pero los comentarios de Biden fueron una declaración inequívoca de una posición de principios a seis meses de su revancha electoral con su predecesor Donald Trump.

La comparación entre los candidatos rara vez es tan evidente como este martes por la mañana. Mientras Biden se dirigía a la nación con los ornamentos ceremoniales de la presidencia, Trump estaba en un tribunal de Manhattan escuchando a una testigo clave, la exestrella del cine para adultos Stormy Daniels, declarar sobre su supuesto encuentro sexual con Trump durante su juicio por el pago de dinero por su silencio a raíz de las elecciones de 2016. Trump niega el asunto y se ha declarado inocente en el caso.

En cualquier otro momento, la elección de Biden de las palabras y el tema no habría sido controvertido. Los presidentes advierten habitualmente de los peligros de olvidar o tergiversar uno de los crímenes más atroces de la historia: la matanza de unos 6 millones de judíos por la Alemania nazi. Pero la respuesta de Israel a los atentados terroristas del 7 de octubre de Hamas ha desencadenado un movimiento de protesta mundial alimentado por manifestaciones de alto nivel en muchos campus universitarios estadounidenses. Parte de la furia interna contra Biden tiene su origen en la opinión de defensores propalestinos y familiares de gazatíes en Estados Unidos de que los bombardeos israelíes de zonas civiles en las que está incrustada Hamas representan un crimen contra la humanidad equivalente al genocidio.

Pero Biden dejó claro que los atentados terroristas del 7 de octubre no tenían justificación, rechazando implícitamente los esfuerzos de algunos defensores propalestinos por señalar que se produjeron tras años de represión israelí contra la población de Gaza. Al hacerlo, se alineó con la opinión de muchos israelíes de que los atentados, el día más mortífero para los judíos desde el Holocausto, surgieron del mismo deseo de borrar a los judíos del planeta y de amenazar el derecho de Israel a existir.

Condenó a «demasiada gente que niega, resta importancia, racionaliza e ignora los horrores del Holocausto y del 7 de octubre, incluido el espantoso uso de la violencia sexual por Hamas para torturar y aterrorizar a los judíos. Es absolutamente despreciable y debe parar», alzando la voz al final de la frase.

«Ahora, aquí estamos, no 75 años después, sino apenas siete meses y medio después- y la gente ya está olvidando. Ya están olvidando que Hamas desató este terror… Yo no lo he olvidado, ni ustedes tampoco, y no lo olvidaremos».

Johnson compara la ira en algunos campus estadounidenses con el nazismo

Todo lo que hace un presidente es inherentemente político y los discursos históricos siempre se dirigen a múltiples audiencias. No hay duda de que el discurso de Biden fue observado cuidadosamente en Israel y puede interpretarse como una señal de que no habrá arreglo si Netanyahu ignora las advertencias de Estados Unidos sobre una ofensiva en Rafah para derrotar al liderazgo de Hamas, incluso si se pone en duda la credibilidad de Biden.

Si bien el enfoque de Biden de este martes puede irritar a los progresistas, podría ofrecer cierta cobertura a su ala de derecha. Los republicanos, liderados por Trump, están retratando las protestas universitarias como extremismo de izquierda que Biden no puede controlar y están pidiendo un nuevo presidente, un hombre fuerte para restaurar el orden. El presidente no puede permitirse el lujo de que esa visión se arraigue entre los votantes centristas de los estados indecisos.

El republicano Mike Johnson, quien ha liderado a los republicanos de la Cámara de Representantes al describir las protestas en las universidades como un símbolo de una podredumbre liberal extremista en las escuelas de élite, utilizó este martes un evento conmemorativo del Holocausto para evocar su analogía más gráfica hasta el momento.

Biden se pronuncia sobre las protestas en universidades: «Existe el derecho a la manifestación pero no el derecho a crear caos»

“Las universidades alemanas (…) estaban en el corazón del renacimiento y de la vida intelectual. Pero fue en esos mismos centros de aprendizaje de élite donde los profesores y estudiantes judíos fueron expulsados, donde se introdujeron cursos antijudíos y donde los profesores realizaron horribles experimentos pseudocientíficos con judíos traídos de campos de concentración cercanos”, dijo el republicano de Luisiana. «Recordamos lo que sucedió entonces, y hoy somos testigos de cómo las universidades estadounidenses se convierten rápidamente en lugares hostiles para los estudiantes y profesores judíos».

Por más atroz que sea el abuso que enfrentan los estudiantes judíos en las universidades estadounidenses, actualmente no existe un verdadero paralelismo entre el proyecto organizado de los nazis de destruir el judaísmo y crear una raza superior blanca. De hecho, en los últimos años, el extremismo antisemita surgió más desde la extrema derecha en protestas como la de Charlottesville, Virginia, en 2017, que Trump fue equívoco al condenar y que, según Biden, lo convenció de postularse para la Casa Blanca. Trump recurrió a imágenes nazis durante el fin de semana para acusar falsamente a Biden de estar detrás de sus múltiples amenazas legales cuando criticó al presidente y a los demócratas por dirigir una administración de la “Gestapo”.

Fue solo el último caso en el que figuras políticas de derecha y de izquierda aprovecharon falsos paralelos históricos para obtener beneficios políticos. Algunos progresistas, por ejemplo, compararon las tendencias autocráticas de Trump con los tiranos de la década de 1930 de una manera que rebaja algunos de los horrores de la historia y oscurece la comprensión real de la naturaleza exacta de la amenaza a la democracia que el presunto candidato republicano puede representar.

Comprender la historia y evitar que sea manipulada con fines políticos fue un tema importante del discurso de Biden, pronunciado en el 79º aniversario del Día de la Victoria en Europa, cuando los aliados derrotaron al nazismo en la Segunda Guerra Mundial.

“Nunca olvidar significa que debemos seguir contando la historia. Debemos seguir enseñando la verdad. Debemos seguir enseñando a nuestros hijos y a nuestros nietos. La verdad es que corremos el riesgo de que la gente no sepa la verdad”, dijo Biden.

Fue un mensaje especialmente conmovedor proveniente de un presidente de 81 años que nació durante la guerra contra el nazismo y que, a diferencia de los jóvenes de hoy, creció cuando la oscura sombra de la década de 1940 era un recuerdo vívido compartido por personas que vivieron en lugar de una experiencia de segunda mano en clases de historia y películas.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Así son las villas olímpicas sustentables para los Juegos Olímpicos de París 2024,
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,