ANÁLISIS | La misión de Julian Assange era cambiar el mundo, pero ¿a qué precio?

(CNN) — Julian Assange inició su sitio web de denuncia de irregularidades WikiLeaks en una búsqueda de “transparencia y verdad radical”, una misión que convirtió una personalidad ya polarizadora en un personaje notorio y que le valió defensores y críticos en igual medida.

La larga batalla por su extradición a Estados Unidos continuó este mes y los abogados estadounidenses entregaron al Tribunal Superior del Reino Unido una serie de garantías sobre los derechos de la Primera Enmienda del fundador de WikiLeaks, de 52 años, y que no recibiría la pena de muerte si fuera entregado. Está previsto que se revisen en una nueva audiencia, el 20 de mayo.

Cronología del caso Julian Assange: ¿qué hizo y de qué acusan al fundador de WikiLeaks?

Han pasado 12 años desde que el asediado australiano pudo caminar libremente. Ha pasado los últimos cinco años en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en Londres, y casi siete años en la embajada de Ecuador en la capital inglesa, tratando de evitar su arresto.

Se enfrenta a cadena perpetua en Estados Unidos por publicar cientos de miles de documentos militares y gubernamentales confidenciales proporcionados por Chelsea Manning, exanalista de inteligencia del Ejército, hace más de una docena de años. Pero recientemente ha habido una mayor presión para que se desestime el caso de Assange.

Precisamente este mes, el presidente Joe Biden ofreció a quienes apoyan a Assange un rayo de esperanza al decir que su administración estaba “considerando” una solicitud de Australia para retirar los cargos contra el fundador de WikiLeaks. Las declaraciones fueron descritas como una señal «alentadora» por el primer ministro australiano, Anthony Albanese, quien añadió que Assange «ya había pagado un precio significativo» y «ya es suficiente».

El ascenso de Assange

Nacido en Townsville, al este de Queensland, en 1971, Assange tuvo una educación poco convencional. Su educación fue una combinación de educación en el hogar y cursos por correspondencia, ya que su familia se mudaba con frecuencia.

En su adolescencia, descubrió un dominio natural de la informática, pero sus actividades –que incluían el acceso a varios sistemas seguros, incluidos el Pentágono y la NASA, bajo el alias de hacker Mendax– pronto lo pusieron en el radar de las autoridades. En 1991, las autoridades australianas lo acusaron de 31 cargos de delitos cibernéticos, pero solo recibió una pequeña multa al momento de la sentencia después de declararse culpable de la mayoría de los cargos.

Después de su encuentro con la ley, Assange trabajó como consultor de seguridad informática, viajó y estudió brevemente Física en la Universidad de Melbourne, antes de retirarse del curso.

Su visión cuando fundó WikiLeaks, en 2006, era que sería una especie de depósito en línea, que publicaría documentos, videos y otros materiales confidenciales enviados de forma anónima después de examinarlos.

Julian Assange abandona un tribunal de Melbourne después de enfrentar cargos de piratería informática, en 1995. Ian Kenins/The AGE/Fairfax Media/Getty Images

Funcionó durante varios años, cargando material que iba desde el manual de operaciones del Ejército estadounidense para su campo de detención en la bahía de Guantánamo, Cuba, hasta documentos internos de la Iglesia de la Cienciología y algunos de los correos electrónicos robados de la candidata republicana a la vicepresidencia de 2008, Sarah Palin.

Pero fue catapultado a la atención mundial en 2010 con un video que más tarde se conoció como “Asesinato colateral”. En aquel entonces, la periodista Atika Shubert se enteró de unas imágenes que circulaban que pretendían mostrar un mortífero ataque con helicópteros estadounidenses en Iraq, en 2007. Shubert, entonces reportera de CNN en Londres, localizó al individuo que estaba en posesión de las imágenes.

En la primera impresión, Assange era “vago” y “evasivo”, recordó Shubert. En retrospectiva, ahora cree que su comportamiento fue el resultado de “estar sentado en este alijo de documentos de Chelsea Manning y tratar de descubrir cómo publicarlos”.

Poco después se presentó sin previo aviso en la oficina de CNN en Londres, con una memoria USB con miles de documentos clasificados en la palma de su mano. «Esa fue mi primera introducción al mundo de los volcados de datos y a lo que estaba haciendo exactamente, a su escala, algo de lo que nunca antes había oído hablar», dijo Shubert.

WikiLeaks finalmente publicó el video del ataque del helicóptero estadounidense en Iraq, lo que provocó la condena de los activistas de derechos humanos y la reprimenda de los funcionarios de Defensa estadounidenses. A finales de año, la organización había publicado casi medio millón de documentos clasificados relacionados con las guerras estadounidenses en Iraq y Afganistán.

Una imagen tomada de imágenes militares clasificadas de EE.UU. muestra a un iraquí herido siendo cargado en una camioneta durante un ataque de helicópteros Apache, en 2007, según lo publicado por WikiLeaks a Reuters, el 5 de abril de 2010. WikiLeaks/Reuters

Bajo la mira mundial

Mientras WikiLeaks continuaba con sus revelaciones, Assange se encontró con la última causa célebre: cada uno de sus movimientos fue intensamente examinado. Y con cada titular, su infamia crecía entre quienes no compartían su visión.

Fidel Narváez, excónsul de la embajada de Ecuador en Londres, se reunió con Assange en 2011, después de que WikiLeaks publicara otro enorme archivo, esta vez de cables diplomáticos secretos de Estados Unidos. Se hicieron amigos íntimos a lo largo de los años.

“(Assange) a veces es obstinado, que a veces no conoce reversa, que a veces puede chocar con otro tipo de personas. Pero una vez que Julian tiene a alguien en su círculo cercano es tremendamente respetuoso y cálido, tiene buen humor”, dijo Narváez a CNN. “Su misión en la vida que es publicar, que es lo que ha hecho con Wikileaks”

La historia de Assange, como el “hacker adolescente que se convirtió en insurgente en la guerra de la información”, como lo expresó The Guardian, en 2011, sonaba como la trama de una superproducción de Hollywood. Pronto su historia quedó inmortalizada en documentales y películas, quizás más notablemente en “El quinto poder”, de 2013 –que Assange calificó como un “festival geriátrico de aburrimiento”–, que utilizó lo que él consideraba material de origen defectuoso.

Para el periodista y autor James Ball –que trabajó brevemente en WikiLeaks y residió durante un tiempo en Ellingham Hall, una remota casa solariega al noroeste de Londres, donde Assange se refugió antes de buscar refugio en la embajada de Ecuador–, los inicios de WikiLeaks fueron una época «estimulante».

Fotografía de archivo, de 2010, de la página de inicio de WikiLeaks.org. Joe Raedle/Getty Images

“Estabas trabajando en el tipo de material que realmente nunca habíamos visto antes. Las filtraciones se han vuelto un poco más comunes desde entonces, pero la idea de que se pudieran examinar estos enormes conjuntos de registros que mostraban lo que sucedió en los conflictos o lo que realmente sucedió en salas cerradas era algo completamente nuevo”, dijo Ball a CNN.

WikiLeaks se convirtió en un nombre muy conocido gracias a sus frecuentes volcados de datos, pero algunos comenzaban a cuestionar el comportamiento de su fundador. Para muchos, su personalidad polarizadora se convirtió en un problema.

Ball añadió: “En cierto modo le gustó la atención. […] Le gustó el revuelo que [las revelaciones] causaron, pero en realidad no sentía curiosidad por los documentos”.

Otros ofrecen explicaciones alternativas para las excentricidades de Assange. Narváez dijo que el Assange que conocía era “hiperactivo y adicto al trabajo” y señaló que le diagnosticaron un trastorno del espectro autista como un elemento de su personalidad.

Actitudes cambiantes

Dejando a un lado esas preguntas, WikiLeaks esencialmente se detuvo cuando Assange fue acusado de agresión sexual en Suecia, en agosto de 2010. El enfoque de la organización pasó de la ofensiva a la defensa, a pesar de la vehemente negación de las acusaciones en su contra por parte del activista por la transparencia. Hubo cada vez más llamados para que Assange abandonara WikiLeaks y, cuando no lo hizo, muchos cortaron lazos con él.

Assange lo calificó de “campaña de difamación” orquestada para allanar el camino para su extradición a Estados Unidos y se negó a ir a Suecia para ser interrogado.

En junio de 2012, mientras estaba en libertad bajo fianza de las autoridades del Reino Unido por la investigación sueca, optó por una opción nuclear y llamó a la puerta del número 3 de Hans Crescent, donde solicitó asilo político a Ecuador.

Fuera de los confines de su refugio diplomático, el mundo se preguntó si Assange estaba tratando de eludir la justicia.

Con el tiempo, su relación con su anfitrión se agrió junto con la llegada de un nuevo presidente a Ecuador, en 2017. Assange era “un problema heredado” para Lenin Moreno, quien enfrentaba presiones de Estados Unidos para expulsarlo del refugio diplomático.

“Ya era evidente que Moreno iba a ceder a la presión externa e interna”, dijo Narváez.

A Narváez, considerado demasiado cercano al huésped no deseado, se le pidió que se fuera en julio de 2018 en medio de una reorganización del personal de la misión diplomática. “Lo dejé aislado y yo era la última persona en quien confiaba”, dijo Narváez.

Nueve meses después, en abril de 2019, la Policía Metropolitana de Londres sacó a Assange del edificio, pataleando y gritando, con una orden de extradición del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Limbo legal

Desde entonces, Assange ha vivido, principalmente aislado, en una celda de tres por dos metros en la prisión de Belmarsh, en el sureste de Londres. La prisión tiene capacidad para albergar a más de 900 reclusos y es conocida por albergar a sospechosos de terrorismo infames como Abu Hamza al-Masri dentro de su unidad de alta seguridad.

Estados Unidos ha acusado a Assange de poner en peligro vidas al publicar documentos militares secretos en 2010 y 2011. Se le busca por 18 cargos penales relacionados con la difusión de material clasificado y cables diplomáticos por parte de su organización. Si es declarado culpable, podría enfrentar hasta 175 años de prisión en condiciones mucho más duras que aquí en el Reino Unido.

Luchando por su esquina desde que entró en Belmarsh: su esposa, Stella Assange. La pareja se casó en marzo de 2022, mientras él estaba en prisión.

Stella Assange, esposa del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, pronuncia un discurso frente a los Tribunales Reales de Justicia, el Tribunal Superior de Gran Bretaña, en el centro de Londres, el 26 de marzo de 2024. Daniel Leal/AFP/Getty Images

Stella, la madre de los dos hijos pequeños de Assange, llamó a su marido “preso político” fuera del tribunal el mes pasado y ha expresado repetidamente su temor de que, si es extraditado, podría quitarse la vida.

“Estoy muy preocupada por cómo le está yendo. Físicamente, ha envejecido prematuramente”, le dijo anteriormente a CNN. “Está tomando medicamentos. Como saben, en octubre de 2021 sufrió un miniderrame cerebral y tiene todo tipo de problemas de salud”.

En una declaración del 16 de abril, calificó las últimas garantías de Estados Unidos de que Assange podría apoyarse en las protecciones de la Primera Enmienda en el juicio como “descaradas palabras comodín”.

«La nota diplomática no hace nada para aliviar la extrema angustia de nuestra familia sobre su futuro: su sombría expectativa de pasar el resto de su vida aislado en una prisión estadounidense por publicar un periodismo premiado», dijo.

Nick Vamos, jefe del área de Delitos Comerciales del bufete de abogados Peters & Peters y exjefe de extradición de la Fiscalía de la Corona del Reino Unido, dijo a CNN que en la otra cara de la moneda, algunos podrían sugerir que “debería permitirse que el sistema judicial siga hasta su conclusión” sin dejarse influenciar por las protestas de sus seguidores.

El equipo de Assange argumenta que está siendo extraditado por razones políticas y que una entrega a Estados Unidos viola el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Es una afirmación respaldada por expertos independientes.

La relatora especial de la ONU sobre la tortura, Alice Jill Edwards, pidió en febrero al Gobierno británico que detuviera una posible extradición y reiteró su preocupación sobre la aptitud de Assange y “la posibilidad de que reciba una sentencia totalmente desproporcionada en Estados Unidos”.

Al conmemorar los cinco años de Assange en Belmarsh, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, advirtió que Assange, si fuera extraditado, “correría riesgo de sufrir abusos graves, incluido un régimen de aislamiento prolongado, lo que violaría la prohibición de la tortura u otros malos tratos”. Añadió que no se puede confiar en las garantías de Estados Unidos sobre su tratamiento, ya que están “plagadas de lagunas jurídicas”.

Repercusiones de gran alcance

Más allá de los costos personales para Assange, muchos han expresado preocupación por las implicaciones más amplias para la libertad de prensa en todo el mundo si es enviado a Estados Unidos.

Cinco organizaciones de medios internacionales que colaboraron con Assange han pedido al Gobierno de Estados Unidos que ponga fin a su procesamiento por publicar material clasificado. En una carta de 2022, representantes de The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País y Der Spiegel argumentaron que publicar no es un delito.

“Obtener y divulgar información sensible cuando sea necesario por el interés público es una parte central del trabajo diario de los periodistas. Si ese trabajo se criminaliza, nuestro discurso público y nuestras democracias se debilitan significativamente”, afirma la carta.

Jameel Jaffer, director ejecutivo del Instituto Knight de la Primera Enmienda, de la Universidad de Columbia, dijo que cualquiera que se preocupe por la libertad de prensa no debería sentirse reconfortado por las garantías de la Primera Enmienda ofrecidas por los abogados estadounidenses.

Y continuó: “Y si el Gobierno tiene éxito, ningún periodista podrá volver a publicar secretos del Gobierno de Estados Unidos sin poner en riesgo [su] libertad”.

Xiaofei Xu y Alex Stambaugh, de CNN, contribuyeron con el reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Conclusiones de la investigación de CNN: Cómo Airbnb no protege a sus huéspedes de las cámaras ocultas,
'Shrek 5' llegará en julio de 2026 con sus grandes estrellas a bordo,
China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,