«Ya no debato tan bien como antes», admite Biden, mientras entre los demócratas surgen dudas acerca de si permanecerá en la contienda presidencial

(CNN) — La campaña del presidente Joe Biden insistió este viernes en que el mandatario no abandonará la contienda presidencial para 2024, pero las fracturas entre aquellos en su órbita que insisten en seguir adelante y el amplio mundo demócrata que busca un cambio de última hora fueron creciendo tras el desastroso desempeño de Biden en el debate.

Biden reconoció su floja actuación mientras pronunciaba un discurso en Carolina del Norte este viernes, mucho más animado que la noche anterior. «Sé que no soy un hombre joven. Ya no camino con tanta soltura como antes. No hablo con la elocuencia de antes. No debato tan bien como antes, pero sé lo que sí hago: sé decir la verdad. Sé distinguir el bien del mal. Y sé cómo hacer este trabajo, sé cómo hacer las cosas. Y sé lo que millones de americanos saben: que cuando te derriban, te levantas».

Desde el Ala Oeste hasta Wilmington, los asesores de Biden pasaron la mañana del viernes llamando a congresistas demócratas, donantes y otros partidarios clave con la esperanza de disipar parte del pánico generalizado por el debate con el expresidente Donald Trump en CNN, el jueves por la noche.

Analista de CNN dice que “hay pánico” entre los demócratas tras el debate entre Biden y Trump

La actuación de Biden -con una voz áspera, una expresión facial a menudo boquiabierta y un momento doloroso en el que el presidente perdió el hilo y de repente dejó de hablar- dejó al descubierto los posibles costos políticos de nominar al presidente más viejo de la historia para un segundo mandato.

A la pregunta de si Biden abandonaría la carrera, el portavoz de la campaña de Biden, Seth Schuster, respondió: «No».

«No hay base para ello», dijo también un asesor de Biden a CNN el viernes por la mañana. «No hay nada que los votantes hayan indicado que estén de acuerdo con eso».

Las proyecciones de confianza procedentes de la Casa Blanca y de la campaña de reelección de Biden se producen en medio de preguntas que incluso los aliados de Biden están planteando sobre si alguien cercano al presidente tratará de convencerlo de que suspenda su campaña.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla en un mitin de campaña posterior al debate en CNN, el 28 de junio de 2024 en Raleigh, Carolina del Norte. (Foto: Allison Joyce/Getty Images).

Los líderes demócratas del Congreso no planean una intervención directa con Biden, según múltiples fuentes demócratas. En su lugar, planean centrarse en las elecciones a la Cámara de Representantes y al Senado mientras dejan que el debate se asiente entre el público, y luego evaluar la fuerza de la campaña de Biden en las próximas semanas.

El líder demócrata en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, dijo este viernes por la mañana que apoya a Biden, pero añadió que estaba a la espera de escuchar a Biden en el acto de campaña en Carolina del Norte.

«Voy a reservarme cualquier comentario relativo a dónde nos encontramos en este momento, aparte de decir que apoyo la candidatura», dijo Jeffries.

Aunque este viernes aumentaron los llamados para que Biden considerara la posibilidad de abandonar la carrera, tanto los agentes demócratas como los cargos electos parecían resignados a la realidad de que hacerlo era, en el mejor de los casos, una posibilidad remota, y muy probablemente una fantasía delirante.

Una razón importante: el apoyo inequívoco del famoso e impenetrable círculo de asesores de Biden.

Un asesor de Biden afirmó que, aunque el presidente está profundamente aislado por el estrecho círculo de asesores que lo prepararon en Camp David, en última instancia la responsabilidad es suya.

¿Podría ser sustituido Joe Biden cómo candidato demócrata? Esto responde uno de sus asesores de campaña

«La gente que lo rodea no es sumisa. Todos saben cómo decirle que no. Pero una vez que ha tomado una decisión, saben mantenerse unidos», dijo el asesor.

Por ejemplo, no hubo acuerdo sobre la decisión de Biden de presentarse a un segundo mandato, «pero una vez que lo decide, lo decide».

«Lo más probable es que nada cambie, ¿verdad? ¿Por qué habría que cambiar?», dijo un agente demócrata.

El agente señaló con el dedo a los principales asesores del presidente por permitir que Biden subiera al escenario del debate sabiendo lo que debían saber.

«No es que el círculo íntimo de Biden no lo supiera antes de anoche. No es que de repente dijeran: ‘Umm. Está mostrando algunos signos de la edad'», dijo el agente.

Una queja persistente entre los partidarios de Biden fue por qué sus asesores no pensaron en compartir preventivamente el hecho de que el presidente había estado luchando contra un resfrío, lo que llevó a Biden a sonar ronco y de voz suave -y como resultado, a veces ininteligible- en el escenario del debate.

Un congresista demócrata dijo que «todo el mundo» en el partido se preguntaba en privado si llegó el momento de tratar de convencer al presidente para que abandone, a pesar de que los líderes del partido apoyan públicamente a Biden. Pero «la cuestión es quién va a hacer algo al respecto».

Frustración en la Casa Blanca y en la campaña de Biden

Durante años en la Casa Blanca, y durante meses en el cuartel general de Biden en Wilmington, todo el mundo, salvo el círculo más íntimo del presidente, se ha resignado al hecho de que solo ese círculo insular tiene poder real en la Casa Blanca. Algunos asesores que viajaron a Camp David para asistir a las sesiones preparatorias del debate iban sabiendo que no se les incluiría en muchas de las discusiones clave.

Eso ha provocado la salida de estrellas ascendentes del Gobierno y la renuncia a puestos de trabajo de importantes candidatos. Pero varios asesores de nivel medio y subalterno dijeron a CNN que estaban dispuestos a lidiar con ello y con la frustración profesional que conlleva, siempre que puedan conseguir que Biden cumpla.

Un hombre observa el debate presidencial de CNN en Union Pub en Washington, DC, el 27 de junio de 2024. (Tristen Rouse/CNN)

La fe en ese grupo también se ha visto truncada por la actuación de Biden, convirtiéndose rápidamente en temor a que las únicas personas que tienen el poder de cambiar una campaña no estén a la altura. La frustración con el círculo íntimo fue en aumento el viernes, después de que las llamadas matutinas fueran dirigidas por personal más joven de la campaña, dando la impresión de que los miembros del círculo íntimo de Biden no estaban consiguiendo dar con temas de conversación claros o se estaban distanciando de la actuación del presidente.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que los mensajes de texto del grupo eran «pésimos» el viernes, con bromas sobre una urgencia de actualizar sus currículos. «Todo el mundo está desanimado», dijo el funcionario.

Una fuente de frustración, dijo el funcionario, es que ni el jefe de gabinete Jeff Zients ni la asesora principal Anita Dunn se dirigieron al personal después de la pobre actuación de Biden en el debate.

«El círculo interno está acostumbrado a no tener que decir nada», dijo el funcionario, pero «no podemos fingir que lo de ayer no ocurrió». CNN se ha puesto en contacto con la Casa Blanca para pedir comentarios sobre la declaración del funcionario.

La campaña de Biden celebrará una reunión de todo el personal el viernes por la tarde, dijeron dos funcionarios de la campaña de Biden a CNN, como parte de lo que, según dijeron, es un patrón rutinario de reuniones de los viernes.

Muchos empleados de la Casa Blanca estaban trabajando desde casa este viernes.

«Ya estamos todos compadeciéndonos. No hay razón para hacerlo en un escritorio», dijo el funcionario.

«Es difícil debatir con un mentiroso»

Biden aún planea participar en un segundo debate presidencial en septiembre, dijo un asesor a CNN.

Ese asesor reconoció que la actuación del presidente en Atlanta fue mediocre, pero dijo que la campaña está comprometida a destacar los momentos que cree que funcionaron para su candidato, y luego seguir adelante.

Muchos miembros de la campaña de Biden y del personal de la Casa Blanca, dijo el asesor, trabajaron para la campaña de reelección del expresidente Barack Obama, en la que Obama tuvo una actuación en el primer debate que incluso él describió como «una porquería», y aún así ganó la reelección.

Obama dijo que el debate del jueves por la noche no cambió los fundamentos de la carrera, aunque fuera una noche dura.

«Las malas noches de debate ocurren. Créanme, lo sé», dijo Obama en un post en X.

«Pero esta contienda sigue siendo una elección entre alguien que ha luchado por la gente común toda su vida y alguien que solo se preocupa por sí mismo. Entre alguien que dice la verdad, que distingue el bien del mal y que se lo dirá directamente al pueblo estadounidense, y alguien que miente descaradamente para su propio beneficio. Anoche eso no cambió, y por eso hay tanto en juego en noviembre».

Biden no tiene previsto darle vueltas y lamentar su desempeño, según dijo un asesor a CNN, sino que dedicará más tiempo a rebatir las «posiciones extremas y la serie de mentiras» de Trump, una labor que le costó hacer en el escenario el jueves por la noche.

«Hay una conversación que tiene lugar en la televisión por cable», dijo el asesor, adoptando un tono defensivo al hablar de la titubeante actuación de Biden en el debate. «Hay otra conversación con los votantes del país».

Otro asesor dijo: «los votantes son nuestra estrella del norte», señalando a los grupos de discusión y a la investigación de la campaña durante la noche que encontró que los votantes en los campos de batalla del Medio Oeste respondieron favorablemente a algunas partes sustanciales del debate.

Pero desde la Casa Blanca hasta al cuartel general de la campaña, los colaboradores de Biden enviaron el viernes señales defensivas de frustración -algunas dirigidas a su candidato, pero la mayoría reservadas a los nerviosos demócratas y comentaristas- por el fracaso del presidente a la hora de tomar el mando del escenario en su primer debate con Trump.

Media docena de asesores descartaron cualquier sugerencia de que Biden estuviera reconsiderando su candidatura a un segundo mandato. Se refirieron a una apretada agenda de viajes en las próximas semanas y a la fuerte recaudación de fondos tras el debate.

Sin embargo, un asesor admitió: «Estamos en un lugar oscuro, pero seguimos adelante».

Mientras tanto, múltiples asesores de Biden se quejaron de que se sintieron frustrados por las falsedades que Trump promovió durante el debate, incluido el intento del expresidente de restarle importancia a la manifestación nacionalista blanca de Charlottesville y al asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Esa dinámica, dicen, empujó a Biden a un papel de verificador de hechos y le obligó, en su opinión, a pasar gran parte de su tiempo en el escenario a la defensiva, en lugar de emplear el mensaje de ataque que habían estado desarrollando en los últimos días.

Casi al final del debate, un asesor de Biden dijo que estaba frustrado «porque Donald Trump se está inventando cosas. Casi todo».

Y otro expresó su preocupación por que los votantes se creyeran al pie de la letra las versiones de Trump, reconociendo que Biden estaba intentando corregir las cosas en tiempo real. Pero Biden siguió teniendo problemas con su desempeño en esos momentos.

El propio Biden aludió al reto tras el debate.

«Es difícil debatir con un mentiroso», dijo Biden a los clientes de un Waffle House de Atlanta tras el debate. «El New York Times dijo que mintió 26 veces. Grandes mentiras».

El mundo político pro-Biden se inquieta

En el universo político más amplio pro-Biden y anti-Trump, el pánico por el desempeño de Biden en el debate fue mucho más claro el viernes por la mañana.

El miércoles, el republicano Adam Kinzinger, el excongresista de Illinois y crítico de Trump que no buscó la reelección en 2022 después de que quedara claro su papel en el panel de la Cámara que investigó la insurrección del 6 de enero de 2021, respaldó a Biden.

El viernes por la mañana, Kinzinger retuiteó un video de Joe Scarborough de MSNBC —cuyo programa Axios presuntamente es consumido de forma regular por Biden— sugiriendo que los demócratas deberían considerar pedirle a Biden que se haga a un lado.

«Creo que tenemos que hacerle las mismas preguntas que le hemos hecho a Donald Trump desde 2016. Y es que, si fuera un CEO y tuviera un desempeño como ese, ¿cualquier corporación en Estados Unidos lo mantendría como CEO?», cuestionó Scarborough.

Kinzinger también retuiteó a Jon Stewart de “The Daily Show”, furioso por el debate. “Esto no puede ser la vida real. Simplemente no puede serlo”, dijo Stewart. “Somos Estados Unidos. Dios.»

Los veteranos del Gobierno de Obama que lanzaron la serie de podcasts “Pod Save America”, popular entre los oyentes liberales, también lamentaron el desempeño de Biden.

“Tenemos que vencer a Donald Trump. Necesitamos un candidato que pueda hacer eso”, dijo el exredactor de discursos de Obama, Jon Favreau, en X. “Y dado que aún no hemos celebrado la convención, sería absurdo si los demócratas no tuvieran al menos una discusión seria sobre si Joe Biden, que es un ser humano maravilloso y ha sido un gran presidente, está preparado para el puesto”.

Ben Rhodes, ex asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, dijo: “decirle a la gente que no vieron lo que vieron no es la forma de responder a esto”.

Los demócratas del Capitolio, divididos sobre el camino a seguir de Biden

En el Capitolio, algunos demócratas expresaron alarma por la lucha de Biden por dar respuestas claras en el debate.

“Joe Biden no podía comunicarse y Donald Trump mentía cada vez que abría la boca”, dijo la representante de Minnesota, Angie Craig.

El representante de Illinois, Brad Schneider, dijo “sí” cuando se le preguntó si mantenía la puerta abierta para reemplazar a Biden como candidato demócrata.

El representante de California, Scott Peters, calificó las conversaciones sobre el reemplazo de Biden como “prematuras”, pero dijo que está “abierto a una conversación sobre cómo ganar esta elección”.

«Creo que todo el mundo está preocupado por lo de anoche», dijo Peters a CNN. «Así que la campaña tiene que convencer a mucha gente de que ésta es una campaña que nosotros ganamos».

Sin embargo, los demócratas de alto rango salieron en defensa de Biden.

La expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que Biden “desde el punto de vista del desempeño, no fue genial. Pero desde el punto de vista de los valores, eclipsó con creces” a Trump.

“Creo que, en su peor noche, su presentación de integridad fue mejor que la deshonestidad del otro. Ver a los republicanos abrazar esa deshonestidad es sencillamente sorprendente. Entonces no, no tengo ningún problema”, afirmó.

El representante de Carolina del Sur, Jim Clyburn, un aliado cercano de Biden cuyo respaldo en 2020 fue crucial para que el presidente reclamara la candidatura demócrata, no defendió la actuación de Biden el jueves por la noche, diciendo que «fue una mala actuación», pero argumentó que, en el béisbol, los bateadores consiguen tres strikes.

“Ese fue el primer golpe”, dijo, insistiendo en que no hay nadie mejor para llevar el mensaje demócrata este otoño.

El senador demócrata saliente Ben Cardin, de Maryland, dijo que tiene “mucha confianza” en las capacidades de Biden.

“Puede que Biden haya tenido una mala noche, pero no queremos cuatro años malos bajo Donald Trump. Entonces, en cuanto a los temas, pensé que Joe Biden los manejó bien. Obviamente, todos esperábamos un enfoque más, supongo, enérgico”, dijo Cardin a los periodistas en el Capitolio.

Analista de CNN dice que “hay pánico” entre los demócratas 1:27

«Un largo camino por recorrer hacia las elecciones»

El problema más práctico que enfrentan los demócratas es que incluso si Biden suspendiera su campaña, las primarias ya terminaron hace mucho y la convención del partido en Chicago, el próximo mes, podría volverse caótica rápidamente.

El gobernador de Pensilvania, Josh Shapiro, popular demócrata del que es quizás el estado indeciso más importante, admitió en CNN el viernes que la actuación de Biden en el debate “no fue buena”.

Pero Shapiro dijo que el debate “no cambia el hecho de que hay diferencias muy marcadas y competitivas en esta carrera, y creo que lo que el pueblo estadounidense tiene que hacer ahora es tomar una decisión”.

“La campaña de Biden debería hablar por sí misma. Ya sabes, no hay duda de que el presidente no estuvo en su mejor momento anoche, pero tenemos un largo camino por recorrer hasta las elecciones”, dijo Shapiro.

Otra popular gobernadora demócrata de un estado indeciso, Gretchen Whitmer, de Michigan, en un comunicado emitido el viernes por la mañana no mencionó directamente el desempeño de Biden en el debate, sino que buscó establecer un contraste entre Biden y Trump en cuanto al derecho al aborto, la política de atención médica y más.

“Joe Biden se postula para servir al pueblo estadounidense. Donald Trump se postula para servir a Donald Trump”, dijo Whitmer. “La diferencia entre la visión de Joe Biden de garantizar que todos en Estados Unidos tengan una oportunidad justa y los peligrosos y egoístas planes de Donald Trump solo se agudizará a medida que nos acerquemos a noviembre”.

Betsy Klein, Haley Talbot, Manu Raju, Veronica Stracqualursi, Andrew Millman, Ted Barrett, Lauren Fox, Annie Grayer y Priscilla Alvarez de CNN contribuyeron a esta publicación.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Conclusiones de la investigación de CNN: Cómo Airbnb no protege a sus huéspedes de las cámaras ocultas,
'Shrek 5' llegará en julio de 2026 con sus grandes estrellas a bordo,
China evalúa si la Unión Europea está poniendo "barreras comerciales", en medio de una intensificación de las tensiones,
El "cometa del siglo" pasará cerca de la Tierra: qué es y cuándo será visible,
Así fue mi experiencia con Apo Whang-Od Oggay, la tatuadora de mayor edad del mundo,