«El caos es nuestro amigo»: cómo Trump planea en silencio en torno al futuro incierto de Biden

(CNN) — Durante gran parte del año pasado, Donald Trump y sus aliados han especulado que Joe Biden no terminaría como el candidato presidencial demócrata, sugiriendo sin pruebas que renunciaría antes de la convención y sería reemplazado por otro candidato.

Ahora, con Biden enfrentándose a un futuro político cada vez más incierto en medio de las consecuencias de su titubeante actuación en el debate, los republicanos están tratando de determinar qué significaría realmente para la campaña de Trump que el titular demócrata se hiciera a un lado. Y algunos creen que el camino de vuelta a la Casa Blanca sería probablemente más fácil con Biden al frente de la candidatura.

ANÁLISIS | Pese a sus intentos, Biden no logra frenar la marea que amenaza con hundir su candidatura

Trump y sus aliados han disfrutado esta semana del protagonismo ampliado de Biden, y el expresidente ha tomado la rara decisión de pasar desapercibido en su club de Nueva Jersey y permitir que Biden sea el protagonista. Trump no tiene actos públicos en su agenda, y su campaña sorprendió a algunos ayudantes y asesores diciéndoles que disfrutaran de la festividad del 4 de julio.

«El caos es nuestro amigo», dijo una persona cercana a Trump.

Mientras tanto, asesores de campaña y aliados clave han estado llamando a periodistas y demócratas amigos, a la caza de cualquier pista sobre lo que podría suceder a continuación si Biden finalmente abandona su candidatura a la reelección.

Hasta ahora, la campaña y sus aliados han ignorado en gran medida a la vicepresidenta Kamala Harris en sus ataques contra la administración de Biden. Pero hay indicios de que esa postura está cambiando. El miércoles, un comité independiente de campaña alineado con Trump, MAGA, Inc, lanzó su salva inicial contra Harris atacando su supervisión de las políticas fronterizas de Biden en un correo electrónico. En él se preguntaba si Harris «¿Es lo mejor que tienen?».

La campaña de Trump insiste en que nada cambiará en sus cálculos, tanto si Biden encabeza la candidatura demócrata como si no.

«El presidente Trump vencerá a cualquier demócrata el 5 de noviembre porque tiene un historial probado y una agenda para Hacer Estados Unidos Grande de Nuevo», dijeron en un comunicado los codirectores de campaña Chris LaCivita y Susie Wiles.

Aunque Biden no sea el candidato demócrata, la campaña de Trump cree que los temas que probablemente decidirán las elecciones seguirán siendo los mismos.

«Los temas son los temas, y eso es lo que le importa a la gente», dijo un asesor a CNN.

Sin embargo, la realidad puede no ser tan clara. Las encuestas han mostrado una falta de entusiasmo en torno a los presuntos candidatos a la presidencia de ambos partidos, y se desconoce cómo un cambio podría alterar la participación demócrata o afectar a las opiniones de los votantes indecisos. Y aunque los demócratas tienen poco tiempo para tomar una decisión antes de su convención de agosto, también lo tienen los republicanos, que han pasado meses creando una operación de datos cuidadosamente elaborada, anuncios de ataque y una infraestructura de campaña general centrada específicamente en derrotar a Biden.

Como dijo un encuestador republicano, Trump «prefiere ir con el diablo conocido que con el que no».

Tras bambalinas, el Comité Nacional Republicano ya tenía «libros» de investigación de la oposición sobre destacados demócratas que podrían suceder a Biden en 2028, según dijeron asesores de Trump a CNN, entre ellos la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, el senador de Arizona, Mark Kelly, el gobernador de Pensilvania, Josh Shapiro, y el gobernador de California, Gavin Newsom, entre otros.

Los libros «se actualizan constantemente, porque, ya sabes, son candidatos perpetuos, y siempre se están postulando para algo», dijo un alto asesor de Trump a CNN.

Aun así, dos asesores de Trump dijeron que no cambiarían de estrategia ni de investigación ni de planes hasta que la situación con Biden se hubiera resuelto.

«Simplemente no sabemos cómo se verá esto al final de todo», dijo uno de los asesores. «No vamos a cambiar nada hasta que lo sepamos».

Algunos republicanos habían planteado públicamente, si no anticipado, una salida de Biden de la carrera a medida que el declive físico del presidente se hacía cada vez más evidente. Durante las primarias presidenciales del Partido Republicano, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, lo convirtieron en un punto central de sus campañas, argumentando que los demócratas sustituirían a Biden y los republicanos no podían arriesgarse a enfrentar a Trump con un aspirante más joven y enérgico.

El propio Trump había abordado la posibilidad, diciendo en repetidas ocasiones que no creía que Biden «lo consiguiera». En una entrevista hace casi un año, Trump y el comentarista conservador Tucker Carlson opinaron sobre qué pasaría si Biden abandonara la carrera.

Después de que Carlson sugiriera que Harris sustituiría a Biden en la candidatura demócrata, Trump pronosticó: «La verdad es que no. Supongo que habría una batalla campal. Mucha gente dice que ella tiene que quedarse por ciertas razones. No creo que eso sea cierto… No creo que otras personas lo soportaran».

Pero tras el debate, el equipo de Trump no anticipó un pánico demócrata tan duradero en torno a la viabilidad de que Biden siguiera siendo el candidato presidencial del partido. Un asesor de Trump dijo a CNN que se esperaba que las quejas de los demócratas se disiparan en una semana.

Biden les dice a gobernadores demócratas que necesita dormir más y que planea dejar de programar eventos después de las 8 p.m.

Ahora, el equipo de Trump se apresura a prepararse para cualquier resultado, incluida la posibilidad de que tenga que montar una nueva campaña centrada en un oponente diferente.

«Cada demócrata que está pidiendo a Crooked Joe Biden que renuncie fue una vez un partidario de Biden y sus políticas fallidas que conducen a la inflación extrema, una frontera abierta y el caos en el país y en el extranjero», dijeron LaCivita y Wiles en su declaración.

«No se equivoquen, los demócratas, los principales medios de comunicación y el pantano se confabularon para ocultar la verdad al público estadounidense».

Los republicanos están planeando ahora cómo golpear a Harris, con los primeros debates centrados en sus declaraciones pasadas defendiendo la aptitud de Biden para servir.

«Se la va a obligar constantemente a responder a una pregunta muy sencilla: ¿Por qué ocultó al pueblo estadounidense la falta de agudeza mental de Joe Biden?», dijo una persona cercana a Trump.

La mayoría de las personas cercanas a Trump siguen creyendo que es poco probable que se produzca un cambio, citando el escaso reconocimiento relativo del nombre de los posibles sustitutos de Biden y los retos legales que supondría trasladar el dinero de la campaña del presidente a un nuevo candidato. Biden también sigue insistiendo en que no se va a ir a ninguna parte. En una desafiante llamada telefónica el miércoles, dijo a su equipo: «Nadie me está echando» y prometió seguir en la carrera.
«No me voy», dijo, según informaron a CNN fuentes conocedoras de la llamada.

ANÁLISIS | La crisis de Biden tras el debate se está convirtiendo en una auténtica amenaza para su candidatura a la reelección

Los esfuerzos para mantener a Biden en la papeleta también pueden venir de la derecha. La Heritage Foundation, una organización conservadora alineada con Trump, lleva preparándose para este momento desde la primavera y recientemente reveló un libro de jugadas para desafiar los intentos de los demócratas de eliminar a Biden de la papeleta en ciertos estados con plazos legales para nombrar a los candidatos.

En un memorándum publicado el mes pasado, titulado «¿Pueden reemplazar a Biden si se bloquea en el debate?», la organización señala tres estados indecisos — Georgia, Nevada y Wisconsin– en los que los republicanos podrían presentar demandas para impugnar los intentos de los demócratas de cambiar de rumbo.

Mike Howell, director ejecutivo del proyecto de supervisión electoral de Heritage, reconoció que cualquier caso ganador dependería en gran medida de las circunstancias de una salida de Biden.

«El momento es clave», dijo Howell.

Rick Hasen, experto en derecho electoral de la UCLA, rechazó la idea de que los demócratas tuvieran problemas legales para proponer un nuevo nombre antes incluso de que Biden fuera nominado oficialmente.

«No le doy ninguna credibilidad», escribió Hasen en su página web. «Joe Biden no es el nominado del partido ahora, y los estados generalmente señalan al nominado del partido mayoritario como aquel cuyo nombre está en la papeleta».

— Betsy Klein y Kate Sullivan de CNN contribuyeron con este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

Entrevista con Alex Fernández: el más virtuoso de los Fernández,
ANÁLISIS | El contraste de la noche del debate con el que Biden espera ganar las elecciones de 2024,
Así es el árbol genealógico de la casa Targaryen en "House of the Dragon" y "Game of Thrones",
Tras la sentencia, Julian Assange no puede regresar a EE.UU. sin permiso,
La desnutrición se extiende por Gaza y los niños mueren de hambre en brazos de sus padres,