Instalan clínica para abortos a metros de la frontera, podría atraer a estadounidenses

Las instalaciones son operadas por la fundación MSI, que lleva más de 20 años en México.

(NOTICIAS YA).- Una clínica para practicar abortos ha sido instalada en Tijuana, a pocos metros de la frontera y con la expectativa de ofrecer sus servicios tanto a mujeres mexicanas como estadounidenses que así lo deseen. 

Han pasado nueve meses desde que el Congreso de Baja California despenalizó el aborto hasta las 12 semanas de gestación y ahora inicia sus operaciones esta clínica particular. 

Las instalaciones son operadas por la fundación MSI, que lleva más de 20 años en México y ahora ofrecerá sus servicios de salud reproductiva en la frontera. 

Desde que la Suprema Corte de Estados Unidos anuló el fallo que permitía el aborto legal,  ahora la interrupción del embarazo se convierte en parte de la oferta para el turismo médico en Tijuana. 

LEE: Líderes locales se reúnen para defender el aborto en San Diego y California

La expectativa es que mujeres estadounidenses volteen sus ojos a México, ahora que aquí se despenalizó el aborto y empiezan abrirse clínicas para realizar los procedimientos de manera legal.

“Si el tema de ella es que puedan venir, estar en la frontera, tienen ciertas condiciones que facilitan el acceso a las mujeres, estamos hablando de acceso, aquí no hay barreras ni de tiempos ni geográficas para poder ayudar”, destacó Alfonso Carrera, director médico de la Fundación MSI.

LEE: California seguirá siendo un refugio seguro para las mujeres que buscan el aborto

Aún cuando en California el derecho a tener un aborto sigue estando protegido, la ventaja que visualizan los servidores particulares al sur de la frontera, está en los costos.

En esta clínica particular en Tijuana, la interrupción del embarazo va de los 75 a los 350 dólares, mientras que en California oscila entre los 300 y 950 dólares. 

Con información de Claudia Orozco. 



Instalan clínica para abortos a metros de la frontera, podría atraer a estadounidenses

Las instalaciones son operadas por la fundación MSI, que lleva más de 20 años en México.