Perdió su trabajo a los 60 años en EE.UU. Entonces se mudó a España y encontró en el chocolate su nueva vocación

(CNN) — Para muchas personas, el desempleo repentino (especialmente a una edad avanzada) puede ser un momento de crisis insuperable. Para Robert Webber, que perdió su trabajo como gerente de instalaciones en Estados Unidos en 2018, se convirtió en una oportunidad para seguir un sueño y comenzar una nueva vida en Europa.

Webber tenía 60 años cuando se encontró inesperadamente sin trabajo. En lugar de intentar encontrar otro trabajo en Estados Unidos, él y su marido, Dennis Johnson, decidieron adelantar sus planes de jubilación y mudarse a España.

Sin embargo, aún no habían terminado de trabajar. Y a pesar del encanto de tomarse las cosas con calma en el Mediterráneo, pronto se encontraron iniciando nuevas carreras profesionales exitosas, aunque todavía les cuesta adaptarse a algunos aspectos de la vida en España.

«Era el momento perfecto para mudarnos a Europa, algo que habíamos estado planeando hacer después de la jubilación, pero como ambos estábamos desempleados, decidimos no esperar», dice Webber sobre la mudanza en 2018.

«Además, las elecciones (estadounidenses) no habían ido como esperábamos y veíamos el deterioro del clima político en Estados Unidos, así que pensamos que había que intentarlo».

La pareja había viajado mucho por Europa antes de la mudanza, pero decidió elegir Sitges, una bonita ciudad de la costa noreste de España, con vistas a las Baleares, por su rica cultura gay, su acceso al Mediterráneo y su proximidad a Barcelona.

Webber, un bostoniano enamorado del calor de California, también quería disfrutar del clima cálido todo el año y vivir «por debajo del umbral de la nieve».

«Tras crecer en Boston y vivir muchos años en Chicago, cuando por fin llegamos a Los Ángeles, dijimos nunca más a la nieve y al frío intenso», dice Webber.

Vivir en San Francisco era muy caro para ellos, así que se mudaron a España y compraron una preciosa casa por US$ 50.000. Esta es su historia

Al principio, Sitges demostró ser todo lo que buscaban. Pero después de un año disfrutando de las playas, los bares y la comida, Webber empezó a preocuparse de que tanto sol y relajación pudieran resultar aburridos.

Fue entonces cuando surgió la idea de abrir una chocolatería.

A Webber siempre le había gustado cocinar y hacer bombones, y a Johnson le interesaba montar una pastelería. La pareja se decidió por algo intermedio: una boutique de chocolate llamada Sweet Sitges que también vende pasteles, tartas y galletas por encargo.

«Se les iluminan los ojos»

Webber empezó a hacer dulces a partir de una receta escrita a mano por la madre de su marido. Crédito: Robert Webber

La inspiración tuvo su origen hace décadas en Chicago, cuando la pareja se topó con una vieja receta de caramelos y toffee navideños escrita a mano por la madre de Johnson. Webber empezó a hacer los dulces para sus amigos, que le dijeron que debería abrir una tienda o vender los dulces por Internet, pero en aquel momento era su «salida creativa» y no quería que se convirtiera en un «trabajo».

Años después, en Sitges, la idea de convertir su pasión en un negocio ya no le parecía tan descabellada.

«Ver la expresión de alguien cuando prueba un chocolate que le inspira o cuando los niños pequeños entran en la tienda y se les iluminan los ojos… simplemente hace feliz a la gente y a mí me gusta la gente feliz», dice Webber.

El chocolate que utiliza Webber procede de Bélgica y proviene de productores con certificado de comercio justo. Elabora la mayoría de los bombones de la tienda, incluidos bombones, trufas y tabletas de chocolate.

Webber dice que se esfuerza por minimizar el impacto ambiental. «La tienda utiliza electricidad verde y hemos eliminado los plásticos de nuestros envases. Todas estas cosas cuestan un poco más, pero son importantes para mí y para el mundo en general».

En un principio, la pareja se trasladó a España con un «visado de oro», que concede la residencia a personas que invierten más de cierta cantidad en propiedades en el país o asumen otros compromisos financieros. Desde que abrieron la tienda, ahora tienen visados de autónomos.

España eliminará las «Golden visas» a inversionistas extranjeros para enfrentar una crisis de vivienda

«Somos residentes en España, no ciudadanos», dice Webber. «España no reconoce la doble nacionalidad con Estados Unidos.

«El proceso de visado puede parecer desalentador, está muy orientado a los detalles, así que si no eres bueno con los detalles, contrata a un abogado, uno que esté familiarizado con el proceso» y que trabaje sobre el terreno.

Viajar ligero

Webber dice que su tienda no tiene competencia directa en Sitges. Crédito: Robert Webber

Webber afirma que trasladarse a Sitges fue relativamente fácil, aunque bastante intenso. La pareja compró una casa en el casco antiguo de la ciudad, después de pasar una semana viendo 10 propiedades al día. Se decidieron por un condominio de tres dormitorios, dos baños y un estudio.

La cocina es grande para los estándares europeos, con muchos gabinetes y espacios de almacenamiento. La sala de estar tiene puertas correderas de cristal que dan a un balcón panorámico.

Negociaron la compra de algunos muebles a los vendedores de la propiedad, para no tener que entrar en una casa completamente vacía, y utilizaron un transportista internacional para transportar artículos desde Estados Unidos, como un juego de dormitorio, una mesa y sillas de comedor e incluso adornos navideños.

«Vinimos con dos maletas cada uno de ropa y objetos personales, y nuestros dos perros, y el resto lo compramos al llegar», cuenta Webber.

«Estar en el centro de la ciudad era importante para nosotros, sabíamos que no tendríamos automóvil así que queríamos estar a un paso de todo, playas… restaurantes, bares, cafés, literalmente a la vuelta de la esquina. También estamos lo suficientemente lejos como para que no nos moleste el ruido de los festivales que se celebran en esta pequeña gran ciudad», dice Webber.

La pareja dice que se enamoró de la animada escena cultural de Sitges. Tiene muchos festivales religiosos, un gran ambiente LGBTQ y una gran variedad de bares, discotecas y hoteles gays, así como actos dedicados al Orgullo.
Es genial ver a todo el mundo relacionándose y conviviendo», dice Webber.

«Nos encanta el vibrante ajetreo de la ciudad durante todos los eventos y festivales que se celebran aquí. Nos encanta la cultura gay integrada y cómo las familias con sus hijos pequeños participan en muchas actividades LGBT+».

Tras sufrir problemas de salud y la muerte de su perro, esta pareja encontró en España una felicidad sorpresiva

Trasnochar

Sitges está situado en la costa mediterránea, al suroeste de Barcelona. Crédito: Emmanuele Contini/NurPhoto/Getty Images

Por muy atractivo que pueda parecer, al principio no fue fácil adaptarse al relajado y pausado estilo de vida español, sobre todo a las pausas para dormir la siesta a mediodía.

«Cuando nos mudamos aquí, aunque sabíamos que todo cerraba entre las 2 y las 5 de la tarde, nos costó acostumbrarnos. Salía a hacer unos recados sólo para darme cuenta de que todo estaba cerrado. Otra cosa era la cantidad de días festivos que tienen aquí y, a diferencia de las tiendas en EE.UU., la mayoría cierran».

Sin embargo, la pareja dice que ahora han adoptado el ritual de la siesta como un agradable placer mediterráneo.

Webber cierra ahora su tienda hasta las 5 de la tarde para hacer una larga y «refrescante» pausa para comer y echarse una siesta, aunque a veces la mantiene abierta hasta las 9, como es típico en España.

Sin embargo, los hábitos alimentarios españoles siguen siendo difíciles de digerir.

«Todavía no nos hemos acostumbrado a cenar tarde, aunque la tienda nos ha hecho cenar más tarde, lo cual sigue siendo pronto para los estándares españoles. Muchos restaurantes no abren hasta las 8 de la tarde e incluso entonces si vas y pides mesa te miran mal».

El estilo de vida español de siestas y noches largas está haciendo infelices a algunas personas. ¿Por qué?

Otro reto a la hora de trasladarse y abrir la chocolatería fue no hablar el idioma y sortear la burocracia gubernamental.

Pero Webber dice que ha tenido suerte de tener muy poca competencia en Sitges.

«Cuando empezamos no había más chocolaterías, aunque sí varias tiendas que vendían dulces como turrones y otros caramelos», explica.

Aunque vivir y trabajar en Sitges se ha convertido en un sueño, la temporada alta es un inconveniente. Los turistas acuden en masa a la localidad costera, aumenta el tráfico (pero Webber se considera ahora un lugareño y sabe qué calles evitar) y también los pequeños delitos.

Pero Webber dice que prefiere esto a los inconvenientes de la vida en Estados Unidos.

Sólo tienes que conocer tu entorno en las horas de mayor delincuencia, aunque no es nada parecido a lo que ocurre en Estados Unidos». Después de haber vivido en Boston, Chicago y Los Ángeles, hemos sufrido crímenes graves, tiroteos, bandas e incluso un asesinato de una banda bajo la ventana de nuestra habitación en Chicago. Menos mal que aquí las armas están prohibidas».

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Lo más visto

ANÁLISIS | Michael Cohen regala a Donald Trump su mejor día en el juicio por sobornos hasta ahora,
¿Quién es Luis Donaldo Colosio Riojas, aspirante a senador en México e hijo del candidato presidencial asesinado en 1994?,
La policía abate a un hombre armado que intentaba prender fuego una sinagoga en Francia,
FOTOS | Calles y comercios vacíos en Argentina por el paro general del 9 de mayo,
La junta escolar de Virginia vota para restaurar los nombres de generales confederados en dos escuelas,